Responsables, con nombre y apellido


Si uno creyera en los determinismos, lo que está sucediendo en Cataluña sería la prueba de que España está condenada a desangrarse en cismas internos que la impiden progresar. Pero no. La historia la escriben las personas, y solo ellas son responsables de éxitos y fracasos, de avances y retrocesos. La resolución del Parlamento catalán abre nuevamente grietas bajo nuestros pies, justo cuando parecía superada esa maldición histórica y que España se había incorporado con éxito al grupo de países punteros. Con algunos lastres aún, sí, y pese a la crisis, la española es hoy una sociedad moderna y plenamente desarrollada. Y quienes ponen en peligro ese presente y amenazan el futuro tienen nombre y apellido.

Son quienes intentan imponerse a los demás violentando las normas y las instituciones. Eso tiene un nombre que, por desgracia, en este país conocemos muy bien. Porque intentar imponer una nueva legalidad desobedeciendo la actual es una actitud golpista, y, se vista como se vista, no tienen legitimidad política alguna. Han usurpado una soberanía que no les corresponde, han pisoteado los cauces democráticos y, para más inri, no tienen la mayoría de los votos. Por mucho que se empeñen en tergiversar los cálculos. Y aunque los tuvieran, eso no les facultaría para saltarse la legalidad. Ese es el gran error de Artur Mas. Tenía un gran caudal político que podría haber hecho valer de haberlo utilizado bien. Pero lo está dilapidando al usarlo para un imposible. Un imposible que, además, hace un daño terrible a Cataluña. Aún está, están, a tiempo de frenar y no cumplir la amenaza de desobedecer al Constitucional. Porque de mantener su desafío nos arriesgamos a que el tren que han puesto en marcha avance sin frenos y se lleve por delante la convivencia en Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Responsables, con nombre y apellido