El padre de uno de los militares desaparecidos: «Creemos que están secuestrados»

La familia del sargento Johnander Ojeda, que sobrevivió a un accidente parecido en el 2014, sostiene que todos los incidios apuntan a que los tres soldados lograron amerizar el helicóptero sin daños y están retenidos en un barco

;
¿Qué sistemas tiene el helicóptero accidentado en un caso de emergencia? La balsa de emergencia iba equipada con bengalas y tinta para pigmentar el agua y facilitar la localización

DPA

Hace ya cuatro días que se perdió el rastro de tres militares españoles en la costa del Sáhara Occidental: el helicóptero en el que viajaban cayó al mar y, tras unas primeras informaciones confusas, su paradero se convirtió en un misterio. Supuestamente fueron rescatados por un pesquero marroquí tras el accidente, pero tras una larga espera en el puerto de Dajla, destino al que nunca llegaron, y una infructuosa búsqueda por la zona, todas las hipótesis quedaron abiertas. Incluso la de que puedan estar en manos de piratas.

Así lo confirmó este fin de semana el ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien compareció ante la prensa en la base militar de Gandor, en la isla de Gran Canaria, hacia la que se dirigía el helicóptero siniestrado tras participar en unos ejercicios de entrenamiento en Senegal y haber hecho escala en Mauritania. «En esa hipótesis (la del secuestro) estamos con labores de inteligencia. Es una de ellas, hay otras que pueden ser de desaparición... No lo sabemos», matizó el titular público.

Las familias de los desaparecidos -un capitán, un teniente y un sargento- tienen la esperanza de que alguien pida en las próximas horas un rescate a cambio de su libertad. «Puede ser que (el que los tenga retenidos) sea el barco que los rescató o que un barco pirata les abordara después», dijo a los micrófonos de la emisora de radio Cope el padre de uno de los militares, el sargento Johnander Ojeda. Su familia sabe bien cómo es la angustiosa espera tras un accidente de este tipo. En marzo del 2014, Ojeda iba en el helicóptero de las fuerzas armadas que se precipitó en aguas de Canarias con cinco personas a bordo. Fue el único superviviente.

La incertidumbre se repite 19 meses después, aunque en esta ocasión los buzos todavía no han logrado acceder a la aeronave siniestrada, hundida a 45 metros de profundidad. «Lo primordial es llegar a la cabina», explicaron fuentes de Defensa. «Una operación submarina es lenta y complicada. Sabemos la posición exacta en la que cayó (el helicóptero) pero no la posición exacta en la que está bajo el mar, ya que se ha podido mover a causa de las corrientes», añadieron.

Los indicios apuntan a que la aeronave hizo un aterrizaje de emergencia sobre el mar al registrar algún fallo. Testigos aseguraron que estuvo flotando un tiempo sobre el agua e incluso hay quien dijo ver cómo un barco auxiliaba a los tres tripulantes españoles, detalles que no confirmó Defensa. «El helicóptero hizo un amerizaje normal: las palas están bien, no entraron en contacto con el agua, el aparato estuvo bastante tiempo en superficie, estaban los flotadores abiertos. Todo hace pensar que fueron rescatados», explicó Francisco Ojeda, padre del sargento desaparecido.

El Ministerio de Defensa español informó en un primer momento de que los tripulantes habían sido socorridos por un pesquero local y se dirigían al puerto de Dajla. Así se lo habían comunicado las autoridades marroquíes, que poco después admitieron que no se trataba de una información contrastada. «Cuando llegó la primera información, el ministro (de Defensa) pidió al embajador que volviera a llamar a la Gendarmería de Marruecos para confirmarla. Oficialmente, Marruecos dijo que sí», explicaron desde Defensa.

Pero la supuesta embarcación, con los militares a bordo, nunca llegó a puerto y la inquietud y la incertidumbre comenzó a aflorar entre las familias, que temieron lo peor. Ahora, se muestran «cautos» y aguardan a conocer los resultados de la inspección de la cabina del helicóptero. «Esperamos que haya sido un secuestro. El barco (en el que vieron subir a los militares) es de faena, de arrastre. Puede estar cuatro o cinco días navegando. Y en sitios donde no hay cobertura de radio ni nada. Es muy difícil localizarles así», dijo el padre del sargento Ojeda.

El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, aseguró este lunes que «el gobierno y las fuerzas armadas no descansarán ni un minuto» hasta encontrar a los desaparecidos. «Pondremos todos los medios a nuestro alcance», prometió.

La búsqueda se centra ahora en el litoral de Marruecos, en el noroeste de África, con especial atención a los puertos de la zona y al rastreo de los barcos que navegan por ella. Las informaciones llegan con cuentagotas. El juez militar que instruye el caso ha decretado el secreto de sumario.

Dos buques y tres aeronaves siguen buscando

Dos buques de la Armada y el Ministerio de Fomento y tres aeronaves del Ejército del Aire siguen buscando por quinto día consecutivo al helicóptero del SAR y sus tres tripulantes, según recoge EFE. Según ha informado el Ministerio de Defensa, la búsqueda desde el aire se ha reanudado con el amanecer, aunque durante toda la noche han permanecido trabajando en la zona el robot submarino del buque Olimpic Zeus, que estaba desde hace semanas en Gran Canaria movilizado para controlar los vertidos del pesquero Oleg Naydenov.

Desde las 8.30 de este lunes, el avión CN 235 del 802 Escuadrón -el mismo al que pertenecía el helicóptero desaparecido- está patrullando una franja extensa de 400 por 60 kilómetros. Le relevará a lo largo del día otro CN 235 del Ala 48 del Ejército del Aire, para mantener un avión en el aire constantemente. Al mismo tiempo, otro helicóptero Superpuma del 802 Escuadrón está volando sobre la zona desde las 8.40 de la mañana.

El buque de la Armada Camino Español y el Olimpic Zeus continúan en ese punto del Atlántico, con los diez buceadores de Marina, que comenzarán sus inmersiones esta tarde a las 14.00 horas. Los barcos cazaminas Segura y Turia llegarán este a Gran Canaria para incorporarse al operativo de búsqueda.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, que se encuentra desde el viernes en la base aérea de Gando (Gran Canaria), se ha reunido nuevamente con las familias para informarles de los trabajos. Aunque inicialmente se recibieron informes de que habían sido recogidos por un pesquero, esa noticia no se ha confirmado y Defensa los da oficialmente por desaparecidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El padre de uno de los militares desaparecidos: «Creemos que están secuestrados»