La oposición no cree a Artur Mas y le pide que renuncie a ser presidente

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

ALBERT GEA | REUTERS

El líder de CDC se defendió con el argumento de que su partido no ha sido condenado, y admitió que se reunió con Jordi Pujol: ««Sí, le he visto, ¿y qué?»

24 oct 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Los grupos de la oposición en el Parlamento catalán exigieron ayer a Artur Mas que asuma responsabilidades por los casos de corrupción que afectan a su partido y, en la última sesión, antes de que el lunes se constituya la undécima legislatura, pidieron al dirigente convergente, que había solicitado la comparecencia por iniciativa propia y de urgencia, que renuncie a ser el próximo presidente de la Generalitat.

El bloque no independentista -formado por PSC, PP, Iniciativa y el PP-, reprochó al líder nacionalista la hipoteca con la que pretende ser el próximo jefe del Ejecutivo autonómico, que a su juicio lo deslegitima de pleno. Quince sedes embargadas, los dos últimos tesoreros del partido detenidos por sospechas de financiación ilegal, tres frentes judiciales abiertos por corrupción (Palau, Pujol y el caso 3 %), y el hito de ser la única formación española cuyos expresidente y exsecretario general están imputados (Jordi Pujol y su hijo Oriol Pujol, respectivamente).

Un negro panorama de sospechas de corrupción que llevó a Miquel Iceta (PSC) a interrogar a Mas si considera que en este contexto está «en condiciones de seguir aspirando a volver a presidir la Generalitat». «No puede ser presidente de Cataluña porque está salpicado de corrupción», afirmó Inés Arrimadas, de Ciudadanos, que acusó al dirigente de CDC de utilizar el proceso soberanista para tapar el 3 %. Desde el PP, Santi Rodríguez, instó a Mas a «renunciar» y Joan Herrera (ICV) le reclamó que dé un «paso atrás».