Rajoy no consigue parar la guerra interna desatada en el Gobierno

Margallo acusa a Montoro de no leer y de hacerle una paralela en el IRPF


Madrid / agencia

La bronca no cesa en el PP. Mariano Rajoy no consigue cortar la escalada sin precedentes de refriegas públicas que vive el partido a dos meses de las elecciones generales. El presidente ha dado orden de que cesen las hostilidades y ha encargado a su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, que se ocupe de apagar el fuego. Pero, por lo visto ayer, las brasas no solo siguen encendidas pese a las llamadas de atención, primero en privado y luego en público, sino que amenazan con provocar un gran incendio en el partido y en el Gobierno.

La mecha la encendió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cuestionando al titular de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y asegurando que hay compañeros que se avergüenzan de ser del PP. Aunque en un primer momento el jefe de la diplomacia despachó con humor la salida de tono de Montoro, que le reprochó su «arrogancia intelectual», ayer García-Margallo le devolvió los ataques en otra entrevista en la que acusa a su compañero de ignorante. «Si eres un ágrafo [que no escribe] y no lees... Yo he publicado libros todos los años. Decir que yo estoy congelado cuando yo hablé de la unión bancaria antes que nadie, de los eurobonos antes que nadie, de la reforma constitucional antes que nadie. Pues bueno...», señala el ministro.

Pero García-Margallo no se queda ahí. Afirma que Montoro le ha hecho «una paralela» por sus declaraciones de Hacienda y asegura que él y Cristóbal Montoro son «dos especies de animales distintos» que no se llevan «ni bien ni mal».

«Solo ha viajado a Andorra»

Prosigue afirmando que mientras él preside «el mundo en este momento», en referencia a la presidencia española del Consejo de Seguridad de la ONU, Montoro «solo ha viajado esta legislatura a Andorra y Bruselas». Y remata tachando de «malísimo» el vídeo del PP en el que se compara a España con un enfermo recuperado. Pero hay más. También el expresidente del Gobierno José María Aznar, cuestionado igualmente por Montoro, publicó ayer un artículo en el que reivindica su política y su pacto con los nacionalistas en 1996.

Ante este preocupante panorama, Soraya Sáenz de Santamaría, salió a tratar de poner orden. «Espero que no haya y no habrá más», dijo sobre estas refriegas, porque hay «poco tiempo para disquisiciones» y mucho trabajo por delante. Explicó que había habido «absoluta normalidad» entre Margallo y Montoro en la reunión del Consejo de Ministros y que todos los ministros tienen la orden de Rajoy de trabajar «hasta el final de la legislatura», porque están «centrados en el crecimiento económico». En todo caso, dijo que lo importante de los ministros no son sus «reflexiones» sino sus decisiones.

Y otro hombre fuerte del Gobierno y muy próximo a Sáenz de Santamaría, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, lanzó también otras advertencia a Montoro y García-Margallo al afirmar que «la mejor virtud en política es la prudencia». «En política siempre hay que mantener el tipo y no desahogarse, todo el mundo sufre dificultades y tiene ganas de reivindicarse pero la mejor virtud en política es la prudencia», insistió el recién elegido líder del PP vasco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Rajoy no consigue parar la guerra interna desatada en el Gobierno