El rey garantiza a Europa que puede contar con una España unida

En su discurso en la Eurocámara tranquiliza a la UE ante el desafío separatista


Madrid / La Voz

El rey aprovechó su primer discurso en el Parlamento Europeo de Estrasburgo para garantizar a la Unión Europea que el desafío de los independentistas catalanes no tendrá éxito. Felipe VI lanzó este mensaje de tranquilidad diez días después de las elecciones del 27S, en las que las dos listas separatistas lograron la mayoría absoluta de los escaños, pero se quedaron claramente por debajo de la mitad de los votos. Pese a perder el plebiscito que planteó, Junts pel Sí se muestra dispuesta a cumplir su hoja de ruta para romper con España. Felipe VI quiso despejar de forma contundente todas las incertidumbres e inquietudes que han provocado las elecciones catalanas en Europa. Aunque no lo dijo expresamente, dejó claro que la independencia de Cataluña es imposible y, por tanto, no se materializará.

Voluntad de sumar, no de restar

«Europa se ha construido sobre la voluntad de sumar, no de restar; de aunar y no dividir; de saber compartir y ser solidarios», señaló el monarca, quien se dirigió al pleno de la Eurocámara desde el pupitre central del hemiciclo, reservado a los invitados especiales. «Tengan así pues, señorías, la seguridad de poder contar con una España leal y responsable hacia el proyecto europeo; con una España unida y orgullosa de su diversidad; con una España solidaria y respetuosa con el Estado de derecho», añadió.

Destacó la «firme y sincera voluntad de entendimiento» de los españoles como base de la España democrática. Una voluntad que definió como «generosa y fraternal» y que se basa en la Constitución, que dijo es el «gran pacto que defiende, preserva y ampara los derechos y libertades de los ciudadanos» y que, asimismo, «protege a los pueblos de España en el ejercicio de sus diversas culturas y tradiciones, lenguas e instituciones». Otro mensaje claro en dirección al independentismo.

El rey destacó las hondas convicciones europeas de España. «Europa es donde los españoles queríamos estar, donde nos merecíamos estar y donde permaneceremos siempre», señaló. «No es posible concebir España sin Europa ni Europa sin España; soy europeo porque soy español», afirmó entre los aplausos de los eurodiputados.

También se refirió al «desgarrador sufrimiento» de los refugiados que llegan a la UE de países en guerra. El rey reclamó «instrumentos de colaboración» con los países vecinos para evitar «los desplazamientos masivos, la violencia o la inseguridad». No solo habló de los logros de la UE sino también de los retos que tiene por delante. Y pidió «un nuevo impulso político» y formular «un nuevo ideal» que «movilice a los ciudadanos a favor de la integración y del proyecto de unidad».

Hollande advierte de que «el nacionalismo es la guerra» y el «soberanismo es el declive»

«El nacionalismo es la guerra». Así de contundente fue la advertencia que lanzó ayer en el Parlamento Europeo de Estrasburgo el presidente francés, François Hollande, citando la que pronunció François Miterrand el 17 de enero de 1995, en su último discurso en la Eurocámara. Una afirmación que cobra una significado muy importante en un momento en el que los independentistas catalanes pretenden seguir adelante con su proyecto secesionista. Por lo que, aunque en ningún momento se refirió a Cataluña, puede leerse también como una advertencia a Artur Mas, en la línea de lo que dijo en su discurso el rey Felipe VI.

«El soberanismo es el declive», añadió por si quedaban dudas. «No es lo mismo soberanía que soberanismo, no queremos volver al nacionalismo, al soberanismo, al populismo, que nos quiere volver a llevar por el mal camino», afirmó el presidente francés. «El debate no está entre si más o menos Europa sino entre la reafirmación de Europa o el fin de Europa, no hay otra solución que una Europa fuerte para garantizar nuestra soberanía», señaló el mandatario francés. «Debemos frenar la inclinación a actuar a escala nacional, debemos actuar juntos, es precisamente ahora cuando necesitamos más Europa», coincidió Angela Merkel.

Reunión de alto nivel

La canciller alemana y el presidente francés intervinieron por primera vez desde 1989 de forma conjunta ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo, para transmitir un mensaje de unidad, alertar sobre los peligros que entraña el nacionalismo y pedir «más Europa» en tiempos de enormes turbulencias y especialmente por la crisis de los refugiados que llegan a Europa desde zonas de guerra.

El rey mantuvo un encuentro informal de algo más de quince minutos con Merkel y Hollande, auspiciado por el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. El 1 de septiembre, en una rueda de prensa conjunta con Mariano Rajoy en Berlín, la canciller pidió respeto a la integridad territorial de España. Por su parte, Hollande se limitó a decir en una comparecencia con el presidente del Gobierno en París en diciembre del 2014 que «queremos una España estable, fuerte y aliada, como lo es hoy, de Francia».

Una bandera republicana y una nacionalista gallega

Una decena de eurodiputados (pertenecientes a IU, ICV, Bildu, ERC, Alternativa Galega y Nova Esquerra Catalana) se ausentaron del pleno antes de la intervención del rey en señal de rechazo, y exhibieron en sus escaños una pancarta con el lema «Salud y República», una bandera republicana española y otra independentista gallega, que portaba la que fuera líder del Sindicato Labrego Galego y ahora europarlamentaria, Lidia Senra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El rey garantiza a Europa que puede contar con una España unida