Arantza Quiroga no va al Parlamento tras una jornada tensa en la que dio marcha atrás

Su escaño vacío ha avivado los rumores sobre su continuidad al frente de la dirección del PP vasco, al haber podido verse desautorizada por el PP nacional o cuando menos obligada a cambiar su estrategia en esta materia


La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, no ha asistido este jueves al pleno del Parlamento Vasco tras vivir ayer una jornada tensa en la que acabó dando marcha atrás a su propuesta de crear una ponencia en la que por primera vez PP y EH Bildu podrían compartir un pronunciamiento sobre la deslegitimación del terrorismo.

Los medios gráficos que asisten al pleno de este jueves buscaban esta mañana la imagen de Quiroga, cuyo liderazgo podría estar en entredicho después de tener que retirar la moción con la que aspiraba a sustituir la Ponencia de Paz y Convivencia del Parlamento Vasco, que permanece bloqueada prácticamente desde el inicio de la legislatura.

La propuesta de Quiroga era crear una nueva ponencia, llamada de Libertad y Convivencia, y en ella no se exigiría ya a EH Bildu que condenara a ETA sino que la rechazara. Su escaño vacío ha avivado los rumores sobre su continuidad al frente de la dirección del PP vasco, al haber podido verse desautorizada por el PP nacional o cuando menos obligada a cambiar su estrategia en esta materia.

Fuentes del grupo parlamentario han explicado que si no ha ido al pleno de esta mañana es porque «no se encuentra bien» y ha decidido quedarse en su casa. Ayer Quiroga negó que hubiera recibido presiones del PP a nivel nacional para retroceder en este asunto y culpó a la izquierda abertzale de su giro.

El argumento al que se agarró para retirar la moción fue la «utilización» que había hecho EH Bildu de su iniciativa, lo que le llevó a convencerse de que no es el momento de debatirla. Sin embargo, el hecho de que minutos antes el ministro de Sanidad y presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, opinara públicamente que no se puede renunciar a exigir la condena expresa del terrorismo de ETA, ha avivado las sospechas de que Quiroga se vio forzada a cambiar su planteamiento y dar marcha atrás retirando la moción.

La secretaria general del PP vasco, Nerea Llanos, entrevistada  en Radio Euskadi, ha tratado de apagar el fuego que se ha avivado a raíz de la iniciativa y ha asegurado que su partido no ha abandonado sus postulados en materia antiterrorista. También ha considerado que «nadie debe dimitir» y ha afirmado que en Madrid su partido «ha comprendido y dado apoyo» a la iniciativa retirada, que pretendía lograr en la Cámara vasca «una deslegitimación del terrorismo» por parte de todos los grupos, «pero no sólo en este momento y de cara al futuro», sino también mirando hacia atrás« y viendo que »ETA nunca debió existir«, ha explicado.

Tras lo ocurrido parece esfumarse en esta legislatura una posibilidad de acercamiento entre los partidos para consolidar la paz y la convivencia en Euskadi, y también está por ver si tendrá consecuencias políticas para la líder de los populares vascos, cuya trayectoria al frente del PP en Euskadi no está siendo un camino de rosas.

La grieta que se abrió con el PP alavés cuando decidió prescindir de Iñaki Oyarzábal como secretario general podría haberse vuelto a abrir con este nuevo episodio en el que Alfonso Alonso y Arantza Quiroga han evidenciado nuevamente sus diferencias. Sin embargo, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho que no hay fisuras en el PP en cuanto a exigir a EH Bildu y al conjunto de la izquierda que condenen la violencia terrorista de ETA.

En la misma línea, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha asegurado que en su partido «no ha habido cambio de postura» sobre la política frente al terrorismo: «Siempre seguiremos al lado de las víctimas y en contra de los etarras», ha recalcado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Arantza Quiroga no va al Parlamento tras una jornada tensa en la que dio marcha atrás