BBVA y Volkswagen también temen los efectos de la situación política

Advierten de que la incertidumbre amenaza la inversión y el consumo

Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas del BBVA Research en una imagen de archivo
Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas del BBVA Research en una imagen de archivo

Redacción / La Voz

Ya no son solo los empresarios catalanes los que empiezan a expresar cada vez con más rotundidad los riesgos del proceso secesionista. Los responsables del prestigioso servicio de estudios del BBVA y un alto cargo de la multinacional alemana Volkswagen advirtieron ayer de que la incertidumbre política que está provocando la situación en Cataluña, a lo que hay que sumar la generada por lo imprevisible del resultado de las elecciones generales previstas para finales de año, supone una amenaza evidente tanto para la inversión en España como para el consumo.

Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, y Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas del BBVA Research, advirtieron ayer en la presentación del Observatorio Económico España del repunte de la prima de riesgo. Aunque destacaron que es difícil precisar las causas de ese incremento, de hasta 60 puntos en los nueve últimos meses, sí señalaron que el aumento respecto a Italia es de 25 puntos básicos, y el único elemento diferencial, en su opinión, es la incertidumbre que está generando en los mercados el doble proceso electoral, el catalán y el de las generales. Aunque trataron de evitar concretar sus temores, sí señalaron que «habitualmente contextos de incertidumbre general retrasan las decisiones de inversión y en menor medida de consumo». Y aunque puede tratarse de una situación temporal, a la espera de que se despejen las incertidumbres, siempre queda el riesgo de que «las inversiones busquen otros lugares».

Generar confianza

En esta misma idea incidió Francisco Javier García Sanz, vicepresidente mundial de compras del Grupo Volkswagen, empresa que ayer anunció la inversión de 3.300 millones en la planta barcelonesa de Seat hasta el año 2019, lo que constituye la mayor inversión de la historia de la fábrica. No obstante, García Sanz advirtió, en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que «en un entorno político local de elecciones a corto plazo, lo mejor que se puede hacer es generar confianza». Porque, «cuanta más estabilidad exista, mayor será la confianza de los inversores en España y mayor será el crecimiento económico y la creación de empleo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

BBVA y Volkswagen también temen los efectos de la situación política