El PP acusa al PSOE de ser aliado de las «políticas de la rabia» que amenazan la libertad

Abre su conferencia política marcada por el debate en torno a las elecciones primarias


Madrid

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, inauguró la conferencia política del PP con una llamada a incrementar la participación de la militancia en la elección de los dirigentes del partido y de los candidatos a las elecciones municipales, autonómicas y generales. Pese a que los populares se resisten a hablar directamente de primarias, para no seguir la terminología utilizada por otros partidos, y en especial el PSOE, este debate será uno de los ejes que marcarán la conferencia. Pero Cospedal animó también a debatir sobre la limitación de los mandatos en puestos institucionales y orgánicos del partido. El resultado de estos debates servirá para elaborar el programa electoral del PP de cara a las elecciones generales y los nuevos estatutos que se saldrán adelante en el próximo congreso nacional del partido que se celebrará tras esos comicios.

En un marco novedoso en lo formal,y también en lo que afecta a los protagonistas de este tipo de actos, con el que el PP quiere mostrar una renovación profunda de cara a las generales, la intervención de la secretaria general, muy debilitada desde las pasadas elecciones autonómicas, en las que perdió la presidencia de Castilla-La Mancha, se esperaba con expectación, dado que apenas había tenido presencia pública desde los comicios. Y, precisamente por ello, su discurso decepcionó en parte a quienes esperaban encontrar claves sobre su futuro en el partido. Se se limitó a agradecer a toda la militancia sus esfuerzos durante «estos años que han sido duros y poco gratificantes» y por no haber dejado «abandonado el barco en medio de la tempestad política social y económica». Pero no dio ninguna clave que pueda interpretarse en clave de despedida.

La número dos del PP ensalzó las «soluciones, respuestas y certezas» que el PP ofrece a los españoles frente a las «políticas de la rabia, de juego de tronos y de banderas» en las que se empeñan, a su juicio, otras fuerzas. Aseguró que lo que busca el PP es «una España libre de rencores, libre de rabia y de ese resentimiento» y no los «enfrentamientos ni rencillas revividas» que plantean otros. Criticó por ello con dureza al PSOE por sus pactos «con Podemos, con Compromís, con la extrema izquierda catalana, con los independentistas catalanes, los independentistas vascos y casi con Bildu», Afirmó que, al revés que los socialistas, el PP no va a ceder «al radicalismo» porque busca «una España libre de rencores y de esa división que quieren crear». Por el contrario, acusó al PSOE de ser el «aliado» del populismo y de quienes ponen en riesgo y «amenazan» el sistema de libertades en España.

Minutos antes, Mariano Rajoy abrió oficialmente la conferencia con una breve intervención en la que se limitó a destacar que el PP va a seguir defendiendo la libertad porque es «el signo» del partido. Y aprovechó el mensaje de apoyo lanzado por la esposa del líder opositor venezolano Leopoldo López para decir que espera que la hayan escuchado los líderes de Podemos, a los que el PP considera cercanos al chavismo venezolano, y también «esos que les dieron los votos para ocupar algunas alcaldías», en referencia al PSOE.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El PP acusa al PSOE de ser aliado de las «políticas de la rabia» que amenazan la libertad