Jorge Fernández: «Ningún territorio y ninguna comunidad están libres del azote indiscriminado del yihadismo»

El ministro ha adelantado las cifras más relevantes del terrorismo islámico en Esaña con un total de 118 desplazados, 15 retornados y 571 detenidos desde el 11M


Un total de 118 desplazados a las zonas de conflicto, 15 retornados y 571 detenidos desde los atentados del 11M del 2004. Son las cifras más relevantes del terrorismo yihadista en España, cuyo combate ha situado como prioridad el Ministerio del Interior. El titular de este departamento, Jorge Fernández Díaz, ha facilitado estos datos en la inauguración del curso de verano de la Universidad Complutense «Terrorismo yihadista: la amenaza global», organizado por la Fundación Víctimas del Terrorismo que preside Mari Mar Blanco.

«Ningún territorio y ninguna comunidad están libres de su azote indiscriminado», ha enfatizado el ministro durante su intervención, en la que ha resaltado la capacidad de España para hacer frente a la amenaza yihadista, ya que nuestro país cuenta con estructuras operativas y de inteligencia perfectamente capacitadas para ello, ha dicho.

Y en el dibujo que ha hecho de este fenómeno, Fernández Díaz ha explicado que mientras hasta el 2012 la labor de radicalización y captación se llevaba a cabo en un 80 % en los aledaños de las mezquitas y en las prisiones, actualmente se hace en esa misma proporción a través de Internet y las redes sociales.

Apenas median dos meses entre la captación de potenciales yihadistas y la disponibilidad para partir a combatir a las zonas de conflicto, como Irak, Siria o Libia, ha subrayado Fernández Díaz antes de recordar que este tipo de terrorismo es un «enemigo muy complejo y difícil», muy diferente al convencional de organizaciones como ETA o el GRAPO.

Entre las tres tipologías de perfiles individuales de personas que se adhieren a la yihad, el titular de Interior ha citado a los desplazados a las zonas de conflicto, que Europol cifra en 10.000 en el caso de los europeos o residentes en Europa.

Comparado con otros países de nuestro entorno, la cifra de desplazados desde España es más bien baja, con 118 (actualizado a ayer mismo), frente a los 1.700 de Francia, los 600 cada uno de Reino Unido y Alemania o los aproximadamente 300 de Bélgica.

También suponen una amenaza importante los retornados de esos combatientes, que en el caso de España los servicios de inteligencia cifran en 15, la mayoría de ellos ya en prisión. Otro perfil que el ministro ha calificado de amenaza es el del frustrado, una persona que tras completar el proceso de radicalización quiere trasladarse a combatir pero no puede por cualquier circunstancia.

Frustrados en su empeño, suelen optar por atentar en sus países de residencia, por lo que constituyen un peligro potencial. Resalta Interior una nueva tipología que su máximo responsable ve «altamente preocupante», que es la de personas radicalizadas que se dedican a la captación de mujeres, como presuntamente hacía la mujer detenida ayer en Lanzarote.

Fernández Díaz ha explicado las razones por las que España ha elevado su nivel de alerta antiterrorista tras los atentados del 26 de junio en Francia y Túnez y ha dejado claro que existe un riesgo cierto de atentado, pero ha querido reiterar que nuestro país está muy bien preparado para luchar contra el terrorismo yihadista.

Tanto es así que desde los atentados del 11M en el 2004 las fuerzas de seguridad han llevado a cabo 127 operaciones que se han saldado con 571 detenidos, de los cuales 122 corresponden a esta legislatura. Mientras, en los primeros meses de este año el número de operaciones alcanza las 19 y el de detenidos, 48.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Jorge Fernández: «Ningún territorio y ninguna comunidad están libres del azote indiscriminado del yihadismo»