Golpe de efecto de Felipe VI tras casi un año de reinado

Felipe VI fue proclamado rey el 19 de junio del 2014. Antes de cumplir un año en el trono ha despojado del ducado de Palma a su hermana, procesada en el caso Nóos

La proclamación del rey, en una foto de archivo
La proclamación del rey, en una foto de archivo

Redacción

El 2 de junio del 2014 una noticia bomba sacudía a la opinión pública española: el rey Juan Carlos I abdicaba. Poco más de dos semanas más tarde, el 19 de junio su hijo Felipe fue proclamado monarca. El relevo en el trono relanzó a una monarquía muy desgastada por varios escándalos. 

El rey Juan Carlos llevaba varios años sumergido en una tormenta perfecta, que había provocado que su imagen cayese en picado. En octubre del 2011, los españoles suspendían por primera vez a la monarquía, que en los años noventa era puntuada con un notable.

El caso Urdangarin, en el que resultó imputada su hija, la infanta Cristina; el espinoso asunto de Botsuana -en donde Juan Carlos I se rompió la cadera en una costosa cacería y tuvo que pedir públicamente perdón a los españoles-; la trascendencia pública que alcanzaron espinosos asuntos de su vida privada, y su decaimiento físico llevaron al rey a dar el relevo. Un año después, los datos revelan que su decisión fue acertada.

Desde su entronización, Felipe VI ha intentado dar pasos firmes para recuperar el aprecio que tuvo la institución entre los ciudadanos con una serie de medidas regeneradoras de la Corona, como someter sus cuentas a una auditoría externa, un nuevo código de conducta y la regulación de regalos que recibe la familia real.

La última decisión drástica dedicada a mejorar la imagen de la corona ha sido quitarle por decreto el título de duquesa de Palma a la infanta Cristina. Fue anunciada horas antes de que apareciera en el BOE. Y se produce una semana antes de que se cumpla el primer aniversario de Felipe VI en el trono. Es la única que podía tomar el monarca ante la próxima apertura de juicio oral contra su hermana por el caso Nóos. Ni él ni la Corona ni el Estado pueden depojar a Cristina de Borbón, sexta en la sucesión a la corona, de sus derechos dinásticos. Tiene que renunciar ella. Y de momento no ha querido hacerlo, pese a que se lo han pedido tanto el actual monarca como su padre.

Los efectos de las medidas adoptadas por el nuevo rey se aprecian en los últimos datos del CIS, según los cuales el 57,4 % de los encuestados valora positivamente a Felipe VI. La institución aún suspende, con un 4,34, pero mejora la nota anterior publicada antes de que Juan Carlos I anunciase su abdicación. ¿Tendrá reflejo en la próxima entrega del estudio de opinión la decisión de quitarle el ducado a la infanta Cristina?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Golpe de efecto de Felipe VI tras casi un año de reinado