La familia del piloto coruñés considera confusas las causas del accidente del A400M

Anuncia que se personará como acusación particular en el procedimiento de un juzgado sevillano sobre el siniestro aéreo


Redacción / La Voz

La familia de Manuel Regueiro, el piloto coruñés fallecido en el accidente aéreo del A400M, anunció ayer que se va a personar como acusación particular en la causa abierta por el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla. El objetivo, según el equipo de abogados que los representa, es tener acceso a las investigaciones sobre este siniestro en el que fallecieron cuatro personas, después de las confusas versiones que la empresa Airbus ha ofrecido hasta ahora sobre lo ocurrido.

La decisión familiar se adoptó tras conocerse varias interpretaciones contradictorias de los hechos por parte de directivos de Airbus, cuando no ha transcurrido ni un mes del accidente.

Desde el 9 de mayo, se han sucedido declaraciones de responsables del consorcio aéreo que generaron «extrañeza» en la familia de Manuel Regueiro, según señaló su abogada, Iliana de la Cal. Primero, las realizadas por el responsable de estrategia y márketing de Airbus Group, Marwan Lahoud, que señaló como causa del siniestro fallos de montaje en la planta de Sevilla, donde se ensambla el avión militar. Un día después, el portavoz de Airbus Defense and Space se desmarcaba de esta interpretación al asegurar que era «muy pronto» para establecer los motivos del siniestro. El pasado sábado, el presidente del grupo, Patrice Brègier revelaba que el siniestro no se debió a un error de diseño del aparato, sino que las causas fueron los procedimientos de los vuelos de prueba o la aplicación de los mismos, dejando abierta la puerta a un fallo humano. Y el pasado miércoles, la empresa, a través de un comunicado, señalaba como causa un error de software que hizo perder potencia a tres de los cuatro motores del aparato, pero sin aclarar si fue un fallo de programación o de configuración en el proceso de ensamblaje.

Salvaguardar el honor

La familia del piloto coruñés señaló a La Voz que tomará todas las medidas necesarias para «salvaguardar el buen nombre y honor» de Manuel Regueiro, «al margen de cualquier cuestión o interés económico». Regueiro, de 42 años, era un piloto de reconocido prestigio. Había ingresado en 1992 en el Ejército del Aire, donde permaneció hasta el 2011, cuando pidió una excedencia voluntaria tras recibir una oferta de Airbus para trabajar en el proyecto del A400M, el mayor transporte militar a hélice del mundo. Tras pasar un período de formación de un año en Toulouse (Francia) fue trasladado a Sevilla, donde ocurrió el accidente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La familia del piloto coruñés considera confusas las causas del accidente del A400M