Un gallego, entre los cuatro muertos en el accidente del avión militar

El aparato, que realizaba su primer vuelo de prueba, sufrió un fallo mecánico nada más despegar y se estrelló cerca del aeropuerto de Sevilla


Sevilla / Colpisa

Un avión de transporte A400M, la joya de la corona del millonario programa de la aviación militar europea, se estrelló ayer en un campo de cereales a unos dos kilómetros al norte del aeropuerto de San Pablo, en Sevilla. En el aparato viajaban seis tripulantes españoles que trabajaban en la fábrica sevillana de gigante aeronáutico Airbus. Cuatro fallecieron en el acto y los otros dos resultaron heridos de carácter grave con múltiples traumatismos. Al menos una de las víctimas es gallega, según desveló el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Airbus se amparó en su política de confidencialidad para no facilitar datos sobre la identidad de las víctimas ni su procedencia, pero según pudo saber La Voz, uno de los fallecidos es el coruñés Manuel Regueiro Muñoz.

El siniestro ocurrió sobre las 13 horas, después de que los pilotos reportaran un fallo mecánico a la torre de control, a solo 15 minutos de despegar. El avión de transporte de hélice más grande del mundo, con una envergadura superior a los 40 metros y 70 toneladas de peso, realizaba su primer vuelo de prueba. El cliente del aparato era Turquía, que ya había recibido anteriormente dos modelos similares. El A400M accidentado, sustituto natural del popular Lockheed C-130 Hércules, iba a ser entregado en junio.

Dos hipótesis

La primera hipótesis con la que trabajan los investigadores es que podrían haber fallado los flaps, dispositivos hipersustentadores del aparato, por un error en la configuración. La otra línea de trabajo es que el tren de aterrizaje no respondiera, aunque este suele mantenerse abierto por seguridad en el primer vuelo de prueba.

Por otra parte, la climatología era óptima: cielo despejado e intensidad baja de aire. Tras comunicar la incidencia a la torre de control, el A400M comenzó a perder altitud poco a poco y saltaron las alarmas. Segundos después se precipitó al suelo, un extenso campo de cereales cerca del polígono industrial Los Espartales, próximo al centro comercial Factory Aeropuerto y aproximadamente a una milla de las instalaciones aeroportuarias. Airbus cuenta con una planta dentro de San Pablo y los aviones en pruebas despegan y aterrizan desde el mismo, según confirmó la multinacional europea. El avión siniestrado, conocido como «el oso», precisamente practicaba despegues y aterrizajes.

Algunos testigos del accidente comentaron a agentes de la Guardia Civil que el avión pudo llegar a realizar un aterrizaje de emergencia. Sin embargo, debido a la velocidad que llevaba se desestabilizó y un ala habría impactado contra una torre eléctrica. Otra versión es que el avión se desequilibró en el aire tras tocar unas líneas de alta tensión. De cualquier modo, en las imágenes se aprecia el rastro de un doble surco de varios metros precediendo al grueso de los restos del aparato, esparcidos por una amplia extensión de tierra.

En marzo pasado, el nuevo responsable en España del programa A400M, Fernando Alonso, admitió que existían importantes fallos «industriales y técnicos» después de las quejas de clientes como Alemania. El de ayer es el primer siniestro de este modelo, comparable al A380 comercial y que compite con el Boeing C17 estadounidense.

Un equipo de la Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos, dependiente del Ministerio de Fomento, llegó a primera hora de la tarde al aeropuerto, que estuvo cerrado una hora y media como consecuencias de la columna de humo negro que se levantó con el siniestro. Esta situación afectó a media docena de vuelos, que fueron desviados a Jerez de la Frontera y Málaga.

Socorridos por agricultores

Los primeros en llegar no fueron los servicios de emergencias, sino varios agricultores que trabajaban en los cultivos de cereales y algodón que rodean San Pablo. Pese a las llamas y el humo, tres de ellos se jugaron la vida y trataron de socorrer a los heridos, que presentaban múltiples contusiones por todo el cuerpo y extremidades rotas. Poco después se presentaron los equipos sanitarios, quienes evacuaron a ambos a centros hospitalarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un gallego, entre los cuatro muertos en el accidente del avión militar