Rajoy y Sánchez azuzan la estrategia del miedo

El penúltimo domingo antes de que arranque oficialmente la campaña electoral ha vuelto a poner en evidencia cómo reman las grandes barcas del bipartidismo contra la corriente


REDACCIÓN / LA VOZ

El penúltimo domingo antes de que arranque oficialmente la campaña electoral ha vuelto a poner en evidencia cómo reman las grandes barcas del bipartidismo contra la corriente, que en nada les resulta favorable. Mariano Rajoy aprovechó un acto con jóvenes en Salamanca para cerrar una semana aciaga para las filas del PP, en la que la dimensión alcanzada por el caso Rato ha hecho trizas la estrategia de campaña popular, encaminada a ensalzar los logros económicos y la lucha contra la corrupción.

Mariano Rajoy tiró ayer del discurso del miedo para movilizar el voto que se le escapa. Y en clara referencia a Ciudadanos, que irrumpe cada vez con mayor fuerza, volvió a insistir en el riesgo de optar por partidos distintos al PP. «El enemigo del cambio es la frivolidad y liquidar la política económica actual sería acabar con el objetivo de lograr veinte millones de ocupados», dijo a los jóvenes en Salamanca.

Las cifras del paro no acompañan, especialmente en los segmentos de edad más jóvenes, y a ellos se dirigió ayer el presidente, al emplazarlos a pelear más y a que no esperen que el Gobierno resuelva sus problemas. La misma hemorragia que tiene abierta el PP con el drenaje de votos hacia Ciudadanos se le había presentado mucho antes al PSOE con Podemos. Y el líder socialista, al igual que Mariano Rajoy, también azuza el discurso del miedo. Ayer lo hizo en clave más irónica, al criticar la propuesta fiscal de la fuerza de Pablo Iglesias y pedirle que no la elaborase Juan Carlos Monedero.

De visita por tierras vascas, Pedro Sánchez aseguró que los españoles pagan «23.000 millones de euros más en impuestos que al principio de la legislatura», gracias al ejecutivo del PP. Y denunció que mientras se ignora que es lo que propone fiscalmente Podemos, toda la aportación de Ciudadanos para innovar en la materia es subir el IVA de la leche y el pan. Pero Sánchez se había guardado ayer un conejo en su chistera para acaparar la atención en su visita al País Vasco. El líder socialista ha prometido repatriar a 10.000 científicos que han tenido que emigrar por los recortes del Rajoy en educación y en política innovadora.

Sánchez anuncia que derogará la Lomce, que elevará los fondos para las becas y que acabará todo el modelo educativo diseñado por Rajoy, menos equitativo y mucho más elitista. A su juicio, se hace necesario no solo aumentar los recursos de las becas sino que estén referenciados a los niveles de menor renta. Y así salió entre aplausos ante tres mil personas que le escucharon en Durango.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rajoy y Sánchez azuzan la estrategia del miedo