Investigan si el asesino de Majadahonda pudo matar y trocear a otras cinco mujeres

Melchor Sáiz-Pardo COLPISA / MADRID

ESPAÑA

Sergio Barrenechea | EFE

Tanto la tía del detenido, propietaria del piso que él alquilaba, como otras tres inquilinas anteriores y una prostituta se hallan en paradero desconocido

21 abr 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

«No descartamos nada. Ahora la prioridad absoluta es encontrar a Adriana G. viva o muerta. Luego habrá que investigar qué pasó con las tres anteriores inquilinas del chalet, con la tía del detenido y con esa prostituta desaparecida». Los mandos de la Policía Judicial de la Guardia Civil se muestran muy cautos ante la posibilidad de que el hombre de 32 años arrestado en Madrid, acusado de matar y descuartizar a su inquilina argentina de 55 años, sea en realidad un asesino en serie.

Por el momento -insisten- solo se investiga un único asesinato, pero el modus operandi, la frialdad del arrestado y su «perfil psicopático y esquizofrénico» hacen a los funcionarios temer lo peor.

Este lunes, los especialistas de Policía Judicial y del Grupo de Criminalística del instituto armado volvieron al adosado del número 6 de la calle de La Sacedilla de Majadahonda acompañados del detenido, del que solo se conoce la primera letra de su nombre, B, su abogado y el secretario judicial. Su objetivo era el mismo que en el anterior registro: encontrar pruebas que confirmen la única tesis con las que trabajan los investigadores.