Francisco Martínez: «Tener un seguro de rescate no garantiza que vayan a salvarte»

Este espeleólogo recuerda la importancia de estar localizado en todo momento


redacción / la voz

«La muerte de los dos montañeros en Marruecos no es un accidente de espeleología como se ha dicho. No lo es porque, al parecer, ha ocurrido en un barranco y el descenso de cañones es una actividad que compartimos nuestra federación y la de montañismo». Eso es lo que quiere aclarar el presidente de la Federación Gallega de Espeleología, Francisco Martínez, después de mostrar su pesar por el fallecimiento de los deportistas.

-¿Sucesos como el de Marruecos pueden evitarse? ¿Qué medidas de seguridad hay que adoptar antes de realizar una aventura de ese tipo?

-Primero hay que informarse bien de cómo es la zona. Ver las dificultades técnicas que pueden encontrarse, tanto en una actividad como es el descenso de barrancos, como el ascenso a un monte o la entrada en una cueva. Una vez que se han comprobado las dificultades que hay, debe verse que realmente el deportista tiene el nivel técnico para poder realizar bien ese reto. Luego hay que comprobar muy bien la meteorología.

-Saber qué tiempo va a hacer es fundamental, ¿o no?

-Una actividad sencilla con mal tiempo se puede convertir en una actividad muy peligrosa. No sé concretamente cómo fue el tema de Marruecos, pero parece que en esa zona la temperatura sube mucho durante el día y baja durante la noche. Después hay concretar muy bien la ubicación en la que se va a estar para que, en caso de que ocurra algo, puedan localizar rápidamente a los que han tenido el percance.

-Porque en estos casos el tiempo cuenta. No se puede perder.

-Claro que lo es. Por eso cuanto más precisos sean los datos de ubicación, las coordenadas, llegarán antes. Luego también resulta importante saber dónde está el que ha de ser rescatado: en una repisa, colgado de una cuerda... Hay que tener claros los horarios, pero también cómo dar la alerta para que sea fácilmente localizable y llegar a él con rapidez. Por lo que estoy leyendo, en este caso ha transcurrido mucho tiempo desde la hora en la que dieron la alarma y la hora a la que debeberían haber llegado al punto de encuentro.

-¿Habría que supervisar el tipo de legislación de cada país o la colaboración de las autoridades para evitar casos como el de Marruecos?

-No, en principio no está establecido en ningún lado que haya que pedir permiso para practicar estas actividades. Por ejemplo, en el Himalaya piden un permiso, pero en otros países no piden nada. Claro que hay que saber en qué lugar te estás metiendo. Por ejemplo, en Europa los grupos de rescate son muy buenos. Desde la Guardia Civil, en España, a la Gendarmería, en Francia, o los agentes de socorro alpino, en Italia. Todos están muy preparados. Pero en otros países no lo están tanto.

-Supongo que llevar un buen seguro resulta fundamental. ¿O no?

-Mejor no utilizarlo.

-¿Por qué?

-Porque en caso de que lo tengas que utilizar es que te has dado la piña. Tenemos un seguro que cubre los golpes, también el coste del rescate. Pero, en general, no hay ninguno que cubra el total de los gastos, porque hacer uno que los cubra al completo resultaría muy caro. Además, tener un seguro de rescate no garantiza que te rescaten. Porque, por ejemplo, no garantiza que haya un helicóptero pequeño capaz de entrar en un cañón.

-¿Aquí en Galicia hay muchos practicantes de esta modalidad de descenso de barrancos?

-Hay, hay practicantes. De hecho, en la comunidad hay zonas buenas para practicarlo.

-¿Por ejemplo?

-En O Courel hay barrancos muy interesantes. Por no hablar de Vilariño de Conxo, el Xurés... Luego también en la zona de Noia, o en la cascada del Ézaro que, aunque su barranco es pequeño, es muy interesante. Hay muchos ríos para practicar aquí esta actividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Francisco Martínez: «Tener un seguro de rescate no garantiza que vayan a salvarte»