Díez fuerza un voto de confianza en UPyD para neutralizar a sus críticos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

JuanJo Martín | EFE

El diputado Toni Cantó podría abandonar hoy mismo la formación magenta

26 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La crisis por la que atraviesa UPyD tras el batacazo electoral sufrido en Andalucía y la guerra interna por el poder desatada tras la constatación de que Ciudadanos ha fagocitado a la mayoría de su electorado continúa sin que se atisbe un punto de encuentro entre quienes reclaman la dimisión de Rosa Díez, líder de la formación y portavoz en el Congreso, y quienes secundan su continuidad, al menos de momento. En un movimiento estratégico de defensa, Díez, convocó ayer un consejo político extraordinario para este sábado, que se suma al ordinario que ya estaba fijado, para debatir la estrategia que debe seguir el partido después de los comicios andaluces.

Herzog, nuevo número dos

La jugada le permite a la máxima responsable de UPyD someter a votación una resolución política de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas. En caso de que se apruebe su propuesta, el resultado de esa votación podrá ser presentado como un voto de confianza en ella por parte del consejo político, formado por 150 miembros, que serviría para contrarrestar las exigencias de dimisión de los críticos, entre los que se encuentran tres de los cinco diputados de la formación en el Congreso.

También se someterá a votación si, como exigen los críticos y rechaza la actual dirección, se debe abrir de nuevo la negociación con Ciudadanos para tratar de establecer una alianza electoral entre dos partidos que coinciden en buena parte de sus postulados políticos.

De cara a la batalla interna que se avecina, Rosa Díez decidió ayer recomponer la dirección del partido y nombró al hasta ahora responsable de regeneración democrática, Andrés Herzog, como portavoz adjunto, un cargo de nueva creación. Este movimiento no ha calmado a los detractores de Díez, que consideran que el nombramiento de Herzog, que fue quien llevó las negociaciones fallidas con Ciudadanos, es solo un intento de Díaz de señalar a su futuro delfín.

Duro enfrentamiento

Carlos Martínez Gorriarán, que venía ejerciendo como número dos de Díez, mantiene un duro enfrentamiento con miembros del sector crítico como los diputados Irene Lozano, Ángel Anchuelo y Toni Cantó, a los que tachó de «irresponsables» y de pensar solo en su propio beneficio, y no en el del partido, por reclamar la dimisión de la líder y fundadora de UPyD. Ayer, Gorriarán insistió en la misma línea y acusó a Lozano de ir diciendo a personas ajenas al partido que Rosa Díez «ha enloquecido».

Todo indica que la estrategia de la dirección de ignorar las críticas acabará fracturando al partido. De hecho, el diputado y actor Toni Cantó podría anunciar hoy mismo que abandona la formación. Cantó, elegido como candidato de UPyD a la presidencia de la Comunidad Valenciana, es una de las caras más conocidas del partido desde su fundación y ha apostado reiteradamente por el acercamiento a Ciudadanos, que en las elecciones andaluzas obtuvo nueve diputados y se llevó buena parte del electorado de UPyD, que se dejó la mitad de los votos de los pasados comicios.

Ciudadanos ve imposible el acercamiento si se mantiene la actual dirección del partido

Ciudadanos, la formación política de Albert Rivera, considera imposible llegar a pactos con UPyD mientras continúe la actual dirección encabezada por Rosa Díez, porque en cuatro ocasiones a lo largo de siete años «no ha querido» llegar a un acuerdo.

Fuentes de Ciudadanos aseguraron a Efe que con la actual dirección del partido magenta «es imposible lograr un pacto, porque ellos no quieren», y señalaron que su apuesta está centrada en ofrecer una propuesta a la sociedad.