El PSOE ampara a Chaves y Griñán porque no se les atribuye delito alguno

El Supremo cita a declarar a los expresidentes para después de las elecciones andaluzas y a tres exconsejeros como imputados en la causa de los ERE


madrid / la voz

En plena crisis abierta por la destitución fulminante de Tomás Gómez y a poco más de un mes para las elecciones andaluzas, el PSOE recibió ayer la noticia de la citación como imputados por el Tribunal Supremo de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán por el fraude de los ERE. Pedro Sánchez no les exigirá sus actas parlamentarias, solo lo hará si se les imputa algún delito concreto, lo que no ha sucedido hasta el momento.

El magistrado del Tribunal Supremo que instruye el caso, Alberto Jorge Barreiro, los ha citado a declarar en calidad de imputados el 9 y el 14 de abril respectivamente, después de las elecciones andaluzas del 22 de marzo. También tendrán que declarar los otros tres aforados investigados, los exconsejeros y actuales diputados José Antonio Viera y Gaspar Zarrías, y la también exconsejera y senadora Mar Moreno.

En una providencia aséptica y muy medida, el juez los cita para interrogarlos para que expliquen «los actos realizados en el desempeño de sus funciones» con «motivo de la concesión de ayudas sociolaborales y económicas directas a diferentes empresas, así como las prestadas a personas físicas». Pero no dice nada de los delitos en los que podrían haber incurrido ni menciona que los cinco aforados pidieron declarar de manera voluntaria.

Petición de información

Barreiro quiere comprobar si existe base suficiente, es decir pruebas, para seguir adelante con el proceso y pedir el suplicatorio al Congreso y el Senado o archivar el procedimiento. La jueza Mercedes Alaya sostiene que los exgobernantes idearon un instrumento presupuestario ilegal, las transferencias de financiación, para conceder más de 850 millones de ayudas públicas para prejubilaciones y despidos de forma fraudulenta. El magistrado ordena varias diligencias para solicitar información a los peritos de la Intervención General del Estado y a la Junta de Andalucía e intentar aclarar el papel de Chaves, Griñán, Zarrías, Viera y Moreno en el desvío de fondos públicos.

Chaves descartó ayer dimitir como diputado porque su situación judicial no ha cambiado. «No hay auto de imputación formal contra nosotros, no hay inculpación, ni indicio de delito» aseguró. El expresidente señaló que los cinco aforados pidieron declarar voluntariamente y solo podían hacerlo como imputados. En un comunicado, los cinco aforados negaron que el Supremo los haya imputado, ya que no se ha dictado contra ellos auto de imputación ni de apertura de juicio oral ni la citación contiene ningún indicio racional de criminalidad.

El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, dijo en un primer momento que el PSOE solo les exigiría sus actas en el caso de que se abriera juicio oral contra ellos, en aplicación del código ético del partido. Pero tuvo que rectificar poco después para señalar que lo hará si se les imputa algún delito concreto. Tanto Sánchez como Susana Díaz afirmaron durante meses que si se producía la imputación se les pedirían sus escaños, aunque luego la presidenta andaluza matizó que siempre que se les atribuyera un hecho delictivo. Díaz afirmó ayer que no se mueve «ni un milímetro» de lo que piensa, y que cuando el juez impute un delito a alguien, «esa persona tendrá que entregar el escaño».

Operación limpieza

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría dijo que no es ella la que tienen que decirles lo que deben hacer, sino que «ellos mismos son los que tendrán que demostrar si lo que dicen de verdad sirve para algo». El ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró que el PP no defiende que la imputación conlleve la dimisión, pero el PSOE sí y «cuando toca aplicarlo no lo hacen». El portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, emplazó a Sánchez a «coger el cubo y la fregona y a pasar el mocho también por el PSOE andaluz».

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, exigió a Sánchez y Díaz que reclamen sus escaños a Chaves y Griñán. Pidió «coherencia» al secretario general del PSOE porque «si en Madrid actúa contra la corrupción, en Andalucía tendrá que actuar contra la corrupción con mucha más contundencia, porque es mucho más grave». El PP andaluz puso en marcha una campaña en Twitter para reclamar que los expresidentes y los tres exaltos cargos de la Junta abandonen sus escaños en el Parlamento.

«La situación judicial no ha cambiado, no hay ningún auto de imputación formal ni indicio de delito»

Manuel Chaves

«Lo digo con claridad: no me muevo ni un milímetro de lo que pienso, cuando el juez impute un delito a alguien tendrá que entregar el escaño»

Susana Díaz

«En el momento en el que se les imputase la comisión de algún delito tendrían que entregar sus actas»

Antonio Hernando

«No soy quien para decirles lo que tienen que hacer [el PSOE], ellos mismos son los que tendrán que demostrar si lo que dicen, de verdad, sirve para algo»»

Soraya S. de Santamaría

«Me parece hipócrita con respecto a sus propias coordenadas, primero las dan y ahora ya matizan»

Alberto Garzón

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PSOE ampara a Chaves y Griñán porque no se les atribuye delito alguno