Gabilondo acepta ser el candidato del PSOE de Madrid si lo pide la militancia

paula de las heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Ángel Gabilondo asegura que no quiere adhesiones inquebrantables sino que hablen los militantes.
Ángel Gabilondo asegura que no quiere adhesiones inquebrantables sino que hablen los militantes. J.J.Guillen | EFE

«Yo no soy de los que salen corriendo», asegura el exministro de Educación

18 feb 2015 . Actualizado a las 17:26 h.

«Los demás te miran y yo no soy de los que salen corriendo». El exministro de Educación, Ángel Gabilondo, acabó ayer por fin con la incertidumbre. Está dispuesto a ser el candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, como pretendía Pedro Sánchez. Los intentos del defenestrado Tomás Gómez por impedir que el plan del secretario general de los socialistas se frustrara no han servido de mucho. En el entorno del exlíder madrileño creían que el ruido, la reclamación de unas primarias y la existencia de otras candidaturas, primero la de Amparo Valcarce y luego la de Pedro Zerolo, ambos afines al expresidente Zapatero, disuadirían al catedrático de Metafísica, ajeno al partido y a las cuitas orgánicas.

Gabilondo, que no es militante ni tiene intención de serlo, afirmó sin embargo que tampoco es «indiferente» a las tribulaciones del primer partido de la oposición y que escucha a quienes «dentro y fuera» le miran como un referente. Lo dijo ante una nube de micrófonos, poco antes de presentar en un desayuno informativo al consejero delegado de la cadena Cope, y sabedor de que no podía permanecer más tiempo callado.

En menos de 24 horas estaban convocadas las asambleas de militantes para proponer candidaturas a la comisión gestora presidida por Rafael Simancas y habría resultado extraño que se promoviera el nombre de alguien que ni siquiera había mostrado ningún interés por la difícil empresa que se le pretende encomendar. Su paso al frente facilita pues la tarea a la dirección federal para dar cerrojazo este sábado al cuestionadísimo golpe contra Gómez y su ejecutiva.