La polémica salpica a los tres máximos dirigentes de Podemos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Hacienda investiga si Monedero (izquierda) violó las normas al tributar a través de una sociedad. Pablo Iglesias (centro), se enfrenta a una querella por fraude fiscal a través de la productora CMI, en la que ha abandonado su puesto en la junta directiva. Íñigo Errejón (derecha) tiene abierto un expediente por vulnerar las condiciones de su contrato con la Universidad de Málaga
Hacienda investiga si Monedero (izquierda) violó las normas al tributar a través de una sociedad. Pablo Iglesias (centro), se enfrenta a una querella por fraude fiscal a través de la productora CMI, en la que ha abandonado su puesto en la junta directiva. Íñigo Errejón (derecha) tiene abierto un expediente por vulnerar las condiciones de su contrato con la Universidad de Málaga BENITO ORDOÑEZ

Hacienda investiga la forma de tributar de Juan Carlos Monedero, al que también se acusa de inflar su currículo universitario

29 ene 2015 . Actualizado a las 15:32 h.

No hay precedentes de un partido que sin tener representación en el Congreso reciba por parte del Gobierno y de muchos medios de comunicación el tratamiento de primera fuerza de la oposición. Esa desmesurada atención mediática ha multiplicado la repercusión de los mensajes de Podemos. Pero ha provocado también que la actividad privada de sus líderes sea escrutada con lupa, antes incluso de que ocupen ningún cargo público. Y ese foco ha sacado a la luz, hasta ahora, cuatro casos de presuntas irregularidades por parte de sus tres principales dirigentes.

Primero fue el expediente abierto a su número dos, Íñigo Errejón, por realizar fuera de la Universidad de Málaga un trabajo para el que había sido contratado por este centro e incumplir además las normas de incompatibilidad al percibir simultáneamente un sueldo de su partido. Pero ahora es el número tres, Juan Carlos Monedero, el que se encuentra en el centro de la polémica por las dudas en torno a la legalidad de la fórmula con la que cobró 425.000 euros de los Gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua mientras trabajaba como profesor para la Universidad Complutense de Madrid y por tributar por esos ingresos a través de una sociedad sin ningún trabajador y creada después de que, según el propio Monedero, se realizaran esos trabajos. Un modelo fiscal que ya está siendo investigado por la Agencia Tributaria, según anunció el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La Universidad Complutense investiga también si Monedero ocultó el cobro de esas cantidades por las que el centro docente debería haber ingresado cerca de 80.000 euros en función del contrato de exclusividad que firman los profesores. Tanto el portavoz del PP, Rafael Hernando, como el del PSOE, Antonio Hernando, exigieron ayer al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que dé explicaciones sobre este caso.