La DGT reajusta sin avisar toda su red de radares fijos y móviles

Aluvión de multas al rebajarse el límite de velocidad de las denuncias

Control de velocidad de la Guardia Civil Tráfico en la A-52 en dirección a Ourense.
Control de velocidad de la Guardia Civil Tráfico en la A-52 en dirección a Ourense.

málaga / colpisa

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha rebajado el límite de denuncia de toda su red de radares fijos y también los móviles de la Guardia Civil. Se llama Operativa 7 y su puesta en marcha, hace solo unas semanas, se ha traducido en un aluvión de multas que está cogiendo por sorpresa a los usuarios, acostumbrados a los antiguos márgenes.

Antes, esa horquilla solía oscilar entre 10 y 20 kilómetros por hora una vez sobrepasado el máximo permitido. Ese margen que se aplicaba antes era discrecional, es decir, lo fijaban las jefaturas locales de la DGT utilizando criterios como el tipo de vía, la siniestralidad o el volumen de circulación, por lo que era distinto según el radar y la provincia

Con ello, se compensaba el margen de error de los cinemómetros de Tráfico y también el del cuentakilómetros de los vehículos.

Para los responsables de la DGT, ese sistema presentaba principalmente dos problemas. El primero, el agravio comparativo entre provincias. El segundo, que las infracciones más leves, las que superaban por poco el límite, se escapaban sin castigo, mientras que, para el resto, no existía tolerancia alguna.

La nueva operativa hace tabla rasa y utiliza el mismo criterio para todos, sin distinguir entre leves y graves los excesos de velocidad a la hora de activar el radar (obviamente, el importe de la multa y la pérdida de puntos sí es diferente). A unos y a otros les aplica el descuento de siete. Si el límite de velocidad es inferior a 100 km/h, se restan 7 km/h. Si es superior a 100 km/h, se descuenta un 7 %. La cuestión de la cifra no es baladí. Tras estudiar el comportamiento de sus 847 cinemómetros, el departamento dirigido por María Seguí ha llegado a la conclusión de que, aplicando ese descuento, se elimina por completo el margen de error y se puede garantizar que el conductor ha infringido el límite de velocidad. Para saber el margen de denuncia de los radares situados en zonas limitadas a 100, 110 o 120, basta con hacer un sencillo cálculo: multiplicar la velocidad real por 0,93. En adelante, la multa en esos mismo tramos llega a partir de 109, 120 y 130, respectivamente.

Prueba piloto en Galicia

Aunque la Operativa 7 se ha puesto en marcha ahora para toda España, la DGT hizo una primera prueba piloto el pasado verano en Galicia. El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, asegura que algunos subsectores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, como los de León o Asturias, también recibieron instrucciones sobre la Operativa 7 el pasado verano y la vienen aplicando desde entonces.

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados considera que la operativa no está justificada por la siniestralidad, sino por un «claro afán recaudatorio» de la administración. Con los datos en la mano, «los españoles hemos corrido más en el 2014 y, sin embargo, ha habido menos accidentes». En el 2012, la velocidad media en carreteras secundarias, donde hubo 251 muertos, fue de 78,4 km/h. En el 2014, fue de 80,1 km/h, con 194 víctimas, según los datos que maneja AEA.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
48 votos

La DGT reajusta sin avisar toda su red de radares fijos y móviles