Savia nueva para la primera línea política

p. DE LAS HERAS MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La marcha de dirigentes históricos y los cambios sociales propiciaron la llegada de una nueva generación de políticos

28 dic 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

España ha dejado de ser, de repente, ese país en el que no dimite nadie. En el último año han renunciado a sus cargos, además del jefe del Estado, dirigentes políticos, sindicales y empresariales. En algunos casos, conscientes de que debían dar paso a savia nueva, en otros forzados por los escándalos, y en unos pocos por no sentirse en condiciones de seguir desempeñando las funciones para las que fueron designados. Sea como fuere, la primera línea, rejuvenece.

Alfredo Pérez Rubalcaba dejó la secretaría general del PSOE en julio, a punto de cumplir los 63 años, tras asumir como propios los malos resultados de las europeas de mayo y convocar un congreso extraordinario. En sus dos años como líder, llevó a cabo una completa actualización del proyecto de la formación, que ha resultado insuficiente para volver a ponerla en pie.

Su sucesor, Pedro Sánchez, economista de 42 años, se enfrenta a la difícil tarea de recuperar el crédito perdido con un partido que ha demostrado tener serias dificultades para remar en una sola dirección y con una seria competidora interna, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dispuesta a disputarle el liderazgo, según numerosas fuentes, en las primarias abiertas que celebrarán los socialistas el pasado 26 de julio para elegir a su candidato a la Moncloa.