Alfonso Guerra se despide del Congreso

El histórico político socialista deja la cámara después de 37 años ininterrumpidos como diputado


Alfonso Guerra se ha despedido de forma definitiva del Congreso en el que ha sido el último pleno de este 2014. El que fue vicepresidente durante la etapa de Felipe González, anunciaba hace unas semanas su decisión de dejar el Palacio de la Carrera de San Jerónimo tras 37 años ininterrumpidos como diputado. Contento por «marcharse con el apoyo de los propios y el respeto de los ajenos», Guerra ha querido echar la vista atrás en el que será su último día en una Cámara en la que ha podido ver cómo España cambiaba de forma radical: «Los últimos cuarenta años, desde la muerte de Franco, han sido los mejores y más fructíferos de la historia de España».

El histórico político socialista -hasta hoy, el único que se había sentado en el Congreso en todas las legislaturas- puso punto y final a una larga trayectoria con una foto de familia con sus compañeros del PSOE, que le rindieron un sentido homenaje con un aplauso cerrado.

En su marcha también ha tenido unas palabras para el actual secretario general, Pedro Sánchez, cuando su liderazgo está siendo cuestionado apenas cinco meses después de llegar al cargo: «Tiene derecho a tener su propio proyecto y estrategia».

Nacido en Sevilla en 1940, Alfonso Guerra se afilió al PSOE en el año 1962. Veinte años más tarde, cuando Felipe González consiguió una victoria aplastante, Guerra entró a formar parte de la primera línea y se convirtió en vicepresidente del Ejecutivo. Dimitió de la vicepresidencia en 1991 por un escándalo en torno a su hermano Juan Guerra, que utilizó un despacho de la Delegación del Gobierno en Sevilla aunque no tenía cargo oficial. Tras una vida política juntos, su ruptura con Felipe González dejó al PSOE dividido en dos. Sin embargo, fue el ex presidente del gobierno el que primero dejó la política: en 1996 tras perder las elecciones frente a José María Aznar.

Alfonso Guerra deja un legado de letanías difícil de superar algunas de sus frases serán recordadas durante muchos años.

- «Entre Fraga y Suárez solo hay una diferencia: Fraga se peina con el pelo de punta y Suárez lo hace hacia atrás» (1980)

- «Margaret Thatcher, en vez de desodorante, se echa 3 en 1»

- «El socialismo es que nadie tenga tanto como para poder poner de rodillas a nadie y que nadie tenga tan poco como para verse obligado a ponerse de rodillas delante de nadie»

- Sobre Rajoy, «desde el principio se puede decir que es un poco mariposón, porque «va como las mariposas de un sitio a otro» (2003)

- «Se llama crisis, pero es un atraco cometido por gente vestida de etiqueta» (2009)

- «La erótica del poder no la encontré y la busqué en todos los cajones del despacho» (2012)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Alfonso Guerra se despide del Congreso