Cien de los 300 militares que irán a Irak serán desplegados en Bagdad

El grueso de los españoles de la alianza contra el Estado Islámico estarán en el sur del país

Despedida de un contingente de la Brilat en Figueirido el pasado 20 de noviembre que fue desplegado en Afganistán.
Despedida de un contingente de la Brilat en Figueirido el pasado 20 de noviembre que fue desplegado en Afganistán.

Madrid / Colpisa

Poco a poco se empiezan a conocer los detalles del despliegue del contingente militar español en Irak, dentro de la coalición internacional que lucha contra el avance del Estado Islámico (EI). De los 300 militares que se desplegarán en el país árabe en enero, después de que el Congreso aprobara su envío el 22 de octubre, un centenar se acuartelarán en Bagdad. Pertenecen a la unidad de operaciones especiales del Ejército de Tierra y su cometido será la formación.

Según fuentes ministeriales, los cien militares podrían ocupar un cuartel de Bagdad junto a estadounidenses y australianos, que serían los responsables de garantizar la seguridad además de aportar sus equipos de instrucción e inteligencia. No obstante, los españoles podrían contar con personal propio de protección. El resto del contingente nacional se desplegará al sur de Irak y un grupo reducido de diez oficiales, en el cuartel general de la misión en Kuwait.

A la espera de conocer la ciudad donde se ubicará el grueso del grupo, la planificación incluye más de un centenar de instructores españoles especializados en la desactivación de explosivos, un equipo de protección de la fuerza de unos 70 soldados y diez más de inteligencia.

Para este contingente militar se enviarán entre 12 y 20 vehículos, previsiblemente los blindados Lince, aunque depende del nivel de riesgo se podría sumar los RG-31 estrenados en la misión de Afganistán. Asimismo, el objetivo es formar a una brigada de infantería del Ejército iraquí de unos 4.000 soldados, una contribución parecida a la que provee Alemania a los combatientes kurdos. Al ser una operación de formación se desarrollará dentro de las bases y los campos de entrenamiento, por lo que el destacamento tendrá un estatus diplomático que les garantizará su inmunidad o la prohibición de ser detenidos, según el acuerdo bilateral que ultiman ambos gobiernos. El despliegue español se ha firmado para seis meses prorrogables y su coste inicial se estima en 35 millones de euros.

Afganistán 2015

A las novedades de la misión en Irak se suman las que llegan desde Afganistán con el inicio de la nueva operación de asesoramiento de la OTAN a partir del 2015. Se llamará Resolute Support (Apoyo decidido) y el Gobierno tiene previsto solicitar la semana que viene al Congreso la autorización para el envío de 485 militares a Herat, al oeste del país, donde ya hay más españoles.

La operación durará un año prorrogable y consistirá principalmente en el adiestramiento de las fuerzas afganas y continuar con la gestión del aeropuerto de Herat y del hospital Role 2 de la base. También se sumarán unidades de apoyo logístico y un grupo de protección de la fuerza que se encargará de vigilar el perímetro del recinto castrense.

Según explicó ayer el ministro de Defensa, Pedro Morenés, el trabajo que realizarán las tropas españolas a partir del año que viene no será muy distinto del que venían desarrollando en los últimos años en Herat. Lo que cambia será «el paraguas jurídico» al sustituir ISAF (Asistencia para la Seguridad) por Resolute Support.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Cien de los 300 militares que irán a Irak serán desplegados en Bagdad