El relevo de Ana Mato podría abrir la puerta a cambios también en el PP

Algunos sectores quieren la sustitución de Cospedal para impulsar el partido


Madrid / Colpisa

«El miércoles». Es la única respuesta que da Mariano Rajoy cuando se le pregunta por el nombre de la persona que sustituirá a Ana Mato al frente del Ministerio de Sanidad. Por cuestiones de agenda, según la Moncloa, ese es el día en el que el nuevo titular del departamento tomará posesión del cargo en el acto de traspaso de la cartera. Mientras tanto, sin embargo, crecen las especulaciones. Hasta la próxima semana será su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ocupe el hueco que deja Mato. Ya le tocó asumir las funciones de Justicia cuando dimitió Alberto Ruiz Gallardón, pero en aquel momento todo se resolvió en cuestión de horas. Es el estilo de la vicepresidenta el que está ganando enteros en el Gobierno de Rajoy. Un Ejecutivo que va perdiendo pesos políticos y que se releva por su vertiente más técnica.

Ahora, en la terna de posibles candidatos para la sustitución de Ana Mato figuran varios dirigentes del PP relacionados con el sector y que garantizarían la continuidad a un año de las elecciones generales. Es el caso de Susana Camarero, la actual secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Sería uno de los movimientos más sencillos de realizar. Por ahora dice estar «encantada» en el puesto que ocupa y que confía pueda mantener durante «mucho tiempo». Lo que se suele decir en estas ocasiones. Otros de los nombres que se barajan son el de Pilar Farjas, la secretaria general de Sanidad, y el del consejero en Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, aunque este último se muestra reticente. Asegura querer disfrutar los «éxitos» cosechados en su tierra y las relaciones que mantiene con los profesionales sanitarios desde del Ejecutivo de María Dolores de Cospedal. «Después de la lucha, creo que uno tiene que tener esa oportunidad», zanjó ayer.

Pese a todo, el único que conoce quién asumirá las funciones de Ana Mato es el presidente del Gobierno y, con Rajoy, es sabido que de poco valen las apuestas porque tienden a fallar con gran facilidad. Ya pasó con los últimos movimientos.

La situación del PP, desgastado por los casos de corrupción, preocupa tanto a sus integrantes que la posibilidad de introducir modificaciones en el Gobierno tras la renuncia de Mato ha disparado los rumores sobre una remodelación de la cúpula de los populares y del mismo Ejecutivo. Fuentes del partido consideran que el presidente puede aprovechar para mover fichas y sustituir a algunos de sus ministros al mismo tiempo que refuerza la dirección del partido. Quienes lo conocen contestan que les extrañaría que Rajoy, poco amigo de los cambios traumáticos, se lance a ello en vísperas de un año electoral. Pero nadie pone la mano en el fuego ni se atreve a aventurar lo que figura en los planes del jefe del Ejecutivo, casi siempre un arcano. Eso sí, arrecian las voces dentro del partido que demandan al menos un fortalecimiento de la dirección del PP, donde echan en falta un liderazgo firme. Cada vez son menos los que ven en la figura de Cospedal la persona capacitada para tomar las riendas de la situación.

Fue conselleira de Sanidade de la Xunta en el primer gobierno de Alberto Núñez. Rajoy la incorporó al equipo de Ana Mato por su perfil técnico. Además, preside la Agencia española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición desde el 2002.

Ocupa el cargo desde hace seis meses. Es miembro de la junta directiva nacional del PP. Diputada desde el año 2000, era la portavoz de servicios sociales del Grupo Popular en el Congreso. Antes fue diputada de las Cortes valencianas.

Antes lo fue de la Comunidad de Madrid. Secretario General de Sanidad y Asuntos del PP, es el perfil más político de los posibles candidatos en un momento en el que Rajoy está apostando por tecnócratas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El relevo de Ana Mato podría abrir la puerta a cambios también en el PP