El Gobierno culpa a la oposición de la falta de medidas contra la corrupción

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Rajoy no comparecerá porque el tema afecta a «todas las fuerzas políticas»

01 nov 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno puso en marcha ayer su nueva estrategia para frenar el hartazgo ciudadano ante la proliferación de casos de corrupción y el acoso de la oposición para que Mariano Rajoy comparezca en el Congreso. Y ese plan tiene tres frentes. Acelerar la presentación de reformas que llevan tiempo empantanadas; dotar de mayores medios materiales a la Justicia y culpar a la oposición de la falta de consenso y de los retrasos en la aplicación de las medidas para hacer frente a los comportamientos corruptos. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la encargada de dar el pistoletazo de salida a este programa tras la reunión del Consejo de Ministros. La número dos del Gobierno dejó claro que Rajoy no tiene intención alguna de dar explicaciones en el Congreso por los escándalos que afectan al PP. En este caso, la justificación para tal negativa es que la corrupción es un asunto que afecta «a todas las fuerzas políticas» y todas ellas deben dar explicaciones, aunque la responsabilidad, según esta tesis, no está en los partidos sino en las personas concretas que se corrompen, por lo que cada uno debe explicar «lo suyo».

«Es algo de personas»

«Por desgracia, la corrupción afecta a todas las fuerzas políticas. Porque no es algo de partidos políticos, es algo de personas», señaló Sáenz de Santamaría. En esa situación, a su juicio, Rajoy no puede acudir al Congreso a explicar todos los casos de corrupción. «¿No será más oportuno que dentro de los partidos tomen las decisiones que estimen convenientes y den las explicaciones oportunas y al Gobierno nos dejen llevar adelante la discusión de estas leyes para ponerlas en vigor cuanto antes?», señaló la portavoz.

En ese deseo de repartir culpas, incluso nombró algunos de los casos de corrupción más recientes, sin achacar ninguno en exclusiva al PP. «Las tarjetas afectan a varios grupos, los ERE fundamentalmente en Andalucía, la operación Púnica a diferentes partidos..», dijo, para instar a continuación a todas las fuerzas a pactar medidas de regeneración.