Jesusa, madre de Teresa Ramos: «Non vou estar tranquila ata que a vexa e a teña conmigo»

La madre de la auxiliar gallega no pudo reprimir las lágrimas desde la ventana de su casa

La Voz
Redacción

Para Jesusa Ramos, la madre de Teresa Romero, ayer fue un día especial. Antes de que trascendiera la noticia de que la auxiliar de enfermería estaba libre del virus del ébola, recibió una llamada del Carlos III con el parte médico, que ponía fin a muchos días de angustia. «Ata que a vexa, poida falar con ela e a teña conmigo non vou estar tranquila», aseguró Jesusa Ramos a personas cercanas.

La madre de Teresa Romero no tiene previsto desplazarse a Madrid para ir a ver a su hija, según declaró desde su domicilio. Espera que sea ella, cuando se recupere, la que viaje a Lugo.

Doña Jesusa y toda su familia en el municipio lucense de Becerreá han recibido con gran emoción la noticia. La madre se asomó de nuevo a la misma ventana desde la que confirmaba la enfermedad de su hija para confirmar que había recibido la buena nueva y no podía reprimir la emoción después de dos semanas de lucha.

Una prima de Teresa, Carmen Rellán, que ha visitado constantemente a su tía en el municipio de Becerreá desde que romero fue ingresada, reconoció que Jesusa Ramos ha pasado por una experiencia «horrible», y que solamente consiguió dormir «un poco mejor» en las últimas jornadas, al ver que su hija parecía tener un pronóstico favorable. Le costaba a la madre de Teresa deshacerse de esa «angustia» que la ha acompañado durante las últimas semanas y, así, repetía una y otra vez que «no se quedaría tranquila hasta que los médicos dijesen que está bien».

Jesusa Ramos espera ahora la oportunidad de hablar con su hija y de preguntarle directamente a ella cómo se encuentra. Cuando se tuvo conocimiento de que la primera persona contagiada en Europa por el virus del ébola era natural de Becerreá, la «preocupación» y la «inquietud» de la población estuvo a punto de «desbordarse», según ha explicado su alcalde, Manuel Martínez, porque la gente de este municipio de la montaña de Lugo se encontró de frente con un problema del que sólo habían oído hablar por los medios de comunicación.

Esta misma mañana, Jesusa Ramos salía a hacer la compra por Becerreá como un día más, y explicó a los medios de comunicación que la esperaban a las puertas de su domicilio que su hijo José Ramón, que está en Madrid, se comunicó con ella y le confirmó que Teresa está «bien». También comentó que todavía no ha podido hablar con Teresa horas antes de que se confirmase la noticia que llevaba dos semanas esperando.

«Filla adoptiva»

El alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, anunció que llevará a pleno la propuesta de nombrar a Teresa Romero «filla adoptiva de Becerreá», un titulo que la corporación solamente concedió con anterioridad al neurocirujano Antonio Carmelo Gil Núñez, que fue el que atendió a Jaime de Marichalar cuando todavía era duque de Lugo.

Martínez justificó la propuesta de concesión del título honorífico, «en recoñecemento o seu traballo, coraxe e o mal que o pasou». «Esperamos -señaló- que unha das primeiras viaxes que faga veña a Becerreá a visitar a súa nai».

El título de «filla adoptiva» no es el único que podría recibir Teresa Romero: en change.org unas 3.000 firmas piden que se le dé la Medalla al Mérito al Trabajo y el PSOE pedirá la máxima condecoración de la sanidad para Romero y el equipo que la atendió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos

Jesusa, madre de Teresa Ramos: «Non vou estar tranquila ata que a vexa e a teña conmigo»