Rajoy trata de capitalizar el no de Escocia al advertir de que ha evitado graves daños

Todos los partidos utilizan el referendo escocés para justificar las posiciones que mantienen sobre la consulta catalana


madrid / la voz

Para el Gobierno, los escoceses han evitado el desastre al que les hubiera llevado la secesión del Reino Unido. Los socialistas consideran que el resultado del referendo es un no a la ruptura, como pretende Artur Mas, y al inmovilismo, en el que está situado Mariano Rajoy, y una apuesta por la tercera vía, es decir el federalismo que ellos defiende como solución al conflicto catalán. Los nacionalistas destacan que pone en evidencia a Madrid por no permitir votar a los catalanes, como han hecho los escoceses. Todos trataron de apropiarse de los sucedido en Escocia y llevar el agua a su molino para justificar las posiciones que mantienen sobre la consulta independentista del 9 de noviembre.

En un mensaje grabado en el que no mencionó a Cataluña, Mariano Rajoy felicitó a los escoceses por haber decidido de manera «masiva, pacífica y con escrupuloso respeto a la legalidad de su país», continuar formando parte del Reino Unido y, por extensión, de la Unión Europea. «Con su decisión, los escoceses han evitado las graves consecuencias económicas, sociales, institucionales y políticas que habría supuesto su separación del Reino Unido y de Europa», destacó en un claro paralelismo a lo que le sucedería a Cataluña si se independiza. Para el presidente, los votantes eligieron «entre la segregación y la integración, entre el aislamiento y la apertura, entre la estabilidad y la incertidumbre, entre la seguridad y el riesgo cierto».

El Gobierno respiró con alivio al saberse el contundente «no» de los escoceses a la independencia, que se conocía poco antes de que el Parlamento catalán aprobase la ley de consultas, la base legal sobre la cual Mas convocará el referendo. Un rechazo que esperan contribuya a bajar el suflé del independentismo. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría manifestó que los procesos escocés y catalán no son comparables. Destacó que en Escocia se ha votado respetando el procedimiento legal establecido, mientras que en España las decisiones sobre la soberanía nacional las adopta, según la Constitución, el pueblo español. Por lo tanto, una consulta como la que plantea Mas no es posible según el ordenamiento jurídico.

Sánchez pide valentía

También se recibió con satisfacción en el PSOE el resultado del referendo escocés. El líder socialista hizo esta lectura de lo sucedido: Escocia ha dicho de manera rotunda no a la separación, y al inmovilismo, y sí a la unidad en la diversidad, y a un futuro juntos. Recordó a Rajoy que si en Escocia ganó el unionismo fue gracias a que Londres ofreció más autogobierno en vez de instalarse en el inmovilismo y le pidió al presidente del Gobierno «valentía, iniciativa, que ejerza el liderazgo» para acometer la reforma constitucional que establezca un nuevo marco de convivencia territorial. Si lo hace, dijo, contará con su apoyo.

Pero el «no» escocés no desmoralizó a Artur Mas, sino todo lo contrario, al menos de cara a la opinión pública. Dejó claro que el proceso catalán sigue adelante y resaltó la «poderosa y fuerte lección de democracia que han dado a Europa y el mundo» tanto el Gobierno británico como el pueblo escocés, que es el «único camino» para resolver las diferencias. El presidente catalán señaló que el proceso catalán sigue adelante y reforzado «por el buen ejemplo de una democracia europea que ha dejado votar», lo que es «perfectamente posible y normal». Y lanzó este mensaje a Rajoy, al que instó a negociar sin miedo: «Votar une, no separa, lo que separa es no dejar votar». Mas se preguntó si Cataluña «es menos nación que Escocia para ser tratado de forma diferente».

En una línea similar, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, dijo que la celebración del referendo en Escocia «deja aún más en evidencia al Gobierno español» por su negativa «a que los catalanes también puedan decidir su futuro» el 9-N. Para el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, la decisión del Reino Unido de ofrecer una propuesta de «tercera vía» a Escocia tras permitir el referendo contrasta con la de Rajoy, que «ni deja votar ni ofrece alternativa».

Lo sucedido en Escocia también tuvo repercusión en el País Vasco. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, afirmó que Rajoy «no ha entendido nada», ya que «lo importante es que los escoceses, y solo ellos, han podido votar y decidir su futuro».

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró que el referendo en Escocia demuestra que «cuando la gente vota no pasa absolutamente nada» y consideró que España «debería tomar ejemplo» y no tener miedo a que los ciudadanos se expresen en las urnas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Rajoy trata de capitalizar el no de Escocia al advertir de que ha evitado graves daños