El Gobierno no cambiará su postura respecto a la consulta

Sáenz de Santamaría ha sostenido que la Generalitat está sujeta al cumplimiento de la Constitución y De Cospedal fue tajante al afirmar que «en democracia se negocia con ley y no con manifestaciones»


La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho este viernes que el Ejecutivo no cambiará su postura respecto a la consulta soberanista de Cataluña pese a la manifestación de la Diada celebrada ayer porque, tanto él como la Generalitat de Cataluña, están sujetos al cumplimiento de la Constitución.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Santamaría ha mostrado su respeto al derecho de manifestación de todas las personas que ayer participaron en la V convocada en Barcelona, pero ha recordado que la Constitución que permite esa manifestación es la misma que establece «los procedimientos y sistemas" por los que los gobernantes pueden cambiar el sistema constitucional». «El Gobierno no puede cambiar su posición porque no es derivada de una decisión ni un capricho», ha remarcado insistido en que todos los gobernantes tienen «la obligación» de cumplir la ley «y hacerla cumplir», tanto el Gobierno como la Generalitat de Cataluña.

Recuerda que la suspensión es automática

Un Consejo de Ministros será el encargado de instar la presentación del recurso y lo hará solicitando además la suspensión inmediata de la norma, para que no entre en vigor hasta que no se resuelva el recurso. «Les recuerdo a algunos miembros de la Generalitat que si el Gobierno plantea el recurso y lo pide, la suspensión es automática», ha añadido Santamaría, que no ha ido más allá en el tiempo. «Esto va por pasos», ha insistido.

En esta línea, la vicepresidenta ha pedido hoy al Parlamento de Cataluña que «reflexione» sobre una ley «con serias dudas de constitucionalidad» y que si es aprobada la próxima semana, deberá ser recurrida por el Gobierno, «que tiene la obligación de hacer cumplir las leyes».

Más allá del 9 noviembre

Al margen de los mensajes a las instituciones catalanas tras la 'Diada', la vicepresidenta ha sido preguntada por el mensaje que envía el Gobierno a los cientos de miles de personas que se concentraron ayer en Barcelona. «Este Gobierno es Gobierno también para Cataluña y de los catalanes, nuestra preocupación constante es atender las necesidades que tienen los catalanes en todos los aspectos», ha respondido.

Ha insistido en que se siguen tomando medidas de ayuda a esta comunidad, como el Fondo de Liquidez Autonómica del que hoy se ha aprobado otro traspaso de 1.700 millones de euros. Y ha asegurado que el Gobierno está preparando la respuesta al documento entregado por Artur Mas a Mariano Rajoy con 23 reclamaciones, que incluyen medidas económicas, de financiación, educativas, sanitarias e inversiones, entre otras. Santamaría ha asegurado que el Ejecutivo estudia el texto para dar una respuesta, porque el calendario tiene días «más allá del 9 de noviembre», ha dicho. «Hemos trabajando con dos premisas, diálogo y ley, estamos dispuestos a hablar de lo que haga falta para mejorar la situación de Cataluña, pero la ley es nuestro marco», ha subrayado.

En esta línea, ha enfriado la posibilidad de que haya nuevos contactos entre Rajoy y Mas y preguntada por esta posibilidad, ha explicado que los dos gobiernos seguirán encontrándose pero serán «los contactos habituales con los distintos niveles d ella Generalitat o de cualquier comunidad para abordar asuntos de interés para el conjunto de los ciudadanos». «Trabajamos mejor todos juntos», ha apuntado.

Consenso amplio para una reforma

Sobre la posibilidad de abrir la reforma de la Constitución para afrontar el problema territorial, como están pidiendo al Gobierno el PSOE y otros partidos, la vicepresidenta no se ha movido de la posición que mantiene desde hace meses: quien quiera intentarlo conoce el procedimiento, pero deberá precisar antes qué quiere cambiar y con qué apoyos cuenta.

«Antes de iniciar procesos que pueden acabar generando frustraciones hay que saber con qué consensos se cuenta», ha advertido Santamaría. «La premisa fundamental es el consenso amplio, porque es obligado y porque es imprescindible en un ámbito como la reforma constitucional», ha añadido.

«En democracia se negocia con la ley»

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha defendido hoy que en Democracia «se gobierna con la ley y no con manifestaciones» y los populares seguirán defendiendo la unidad de España «por mucho que nos peguen, insulten o por muchas sedes que nos quemen», ha advertido.

Cospedal ha participado hoy en el foro nacional de Nuevas Generaciones, que se celebra en Valencia, donde ha afirmado que cuando se pretende mandar Democracia y Estado de Derecho «a paseo», «vienen los totalitarios y las dictaduras, se llamen como se llamen».

«Cuando se olvida el Estado de Derecho y la Democracia vienen las actitudes excluyentes y los carnés de buenos y malos ciudadanos», ha destacado la dirigente popular, quien ha afirmado que no van a admitir que quienes defienden el derecho de los catalanes a ser catalanes, españoles y europeos «sean de peor condición».

Tampoco admitirán, según Cospedal, que los «radicales independentistas» les traten como ciudadanos de segunda, y ha defendido la validez de la Constitución de 1978 frente a quienes quieren cambiarla o ponerla «patas arriba para que el que gane sea el que más grite» o «el que más incumple la ley».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

El Gobierno no cambiará su postura respecto a la consulta