Un congreso extraordinario pero de trámite

EFE

ESPAÑA

El voto de los delegados se limitará a ratificar la proclamación del nuevo líder elegido previamente por todos los militantes socialistas

24 jul 2014 . Actualizado a las 21:15 h.

Por primera vez en sus 135 años el PSOE celebra un congreso federal en el que el voto de los delegados será casi un mero trámite, porque se limitará a ratificar la proclamación del nuevo líder, Pedro Sánchez, elegido previamente por todos los militantes socialistas.

Se trata del congreso federal del PSOE del 26 y el 27 de julio y que en esta ocasión tiene carácter extraordinario tras los malos resultados «sin paliativos» de las elecciones europeas del 25 de mayo pasado, que llevaron al todavía secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, a tirar la toalla.

Los delegados tendrán que bendecir el resultado de la consulta a las bases celebrada el pasado día 13, que ganó Sánchez con el 49 por ciento de los votos a los otros dos candidatos, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

Además, se aprobará un cambio en los estatutos del partido para que, a partir de ahora, todos los secretarios generales se elijan mediante esta fórmula de primarias entre la militancia.

Es el octavo cónclave extraordinario de los socialistas en toda su historia, aunque el segundo en democracia, tras el celebrado en 1979, cuando Felipe González renunció a su reelección en un congreso ordinario en el mes de mayo y forzó la convocatoria de uno extraordinario en septiembre.

Bajo el lema «Forjando el socialismo», el PSOE reafirmó su carácter democrático y federal, a la vez que eliminó el término «marxista» de su definición ideológica y reconoció a la única corriente interna del partido hoy por hoy, Izquierda Socialista.

Los otros seis congresos extraordinarios del PSOE se celebraron con los socialistas en el exilio durante la dictadura franquista.

Fundado clandestinamente en 1879 por un grupo de intelectuales y obreros encabezados por Pablo Iglesias en el restaurante madrileño Casa Labra, el PSOE ha celebrado 38 congresos ordinarios (los extraordinarios no se numeran), muchos de los cuales supusieron hitos en la historia de España.

Entre ellos, en el que se fundó UGT, el de la escisión de los comunistas, el de la renovación, el de Suresnes, que nombró a Felipe González, el de la retirada estratégica del líder, el de su marcha definitiva, o el que ganó, a otros tres candidatos, José Luis Rodríguez Zapatero.