Madina rechaza sumarse al proyecto de Sánchez y no estará en la ejecutiva

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Reclama mantener en noviembre las primarias para elegir al candidato

18 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Poco ha durando el cierre de filas en el PSOE. Los primeros movimientos tras la elección del nuevo secretario general indican que a Pedro Sánchez no le va a resultar fácil conseguir la unidad interna en torno a su nuevo proyecto. De momento, se acaba de encontrar con la negativa de Eduardo Madina a formar parte de su ejecutiva. El rival de Sánchez en las primarias prefiere mantener su independencia sin sumarse al nuevo proyecto, lo que indica que no confía en la consolidación de este liderazgo y prefiere mantener sus propias opciones.

Sin haber sido nombrado oficialmente secretario general, cosa que no ocurrirá hasta el congreso que se celebrará el 26 y 27 de julio, Sánchez ha tomado ya dos decisiones que han generado una fuerte división entre los socialistas. La primera, ordenar a la representación del PSOE en Bruselas que votara en contra de la designación de Jean Claude Juncker como nuevo comisario europeo, vulnerando así el acuerdo alcanzado entre el Partido Popular Europeo y el Partido Socialista Europeo, que ha permitido la elección del socialista alemán Martin Schultz como presidente de la Eurocámara.

La segunda decisión ha sido aplazar la convocatoria de las elecciones primarias previstas en principio para el mes de noviembre para elegir al candidato a las generales. Aunque esa medida todavía no se ha tomado oficialmente, cuenta con el respaldo de la práctica totalidad de los barones del PSOE. Ese criterio no es compartido sin embargo por Eduardo Madina, que ayer dejó claro que, a su juicio, las primarias deberían celebrarse en la fecha prevista y asumida por Alfredo Pérez Rubalcaba. «Es bueno mantener el compromiso que este partido había asumido para abrirse a la sociedad», señaló en evidente tono crítico.

Madina anunció a Pedro Sánchez que rechazaba su oferta para formar parte de su ejecutiva durante la reunión que ambos mantuvieron ayer. Tras esa cita, explicó a los medios que piensa dedicar el tiempo que queda de legislatura a trabajar desde su escaño y a ayudar al PSOE a «recuperar la fuerza necesaria para ganar a la derecha».

Pide puestos para su equipo

Previsiblemente, ese trabajo lo realizará como diputado de base, ya que actualmente es el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso y difícilmente mantendrá ese puesto cuando el nuevo líder reorganice los cargos parlamentarios.

Madina pretende sin embargo hacer valer el apoyo cosechado en las elecciones internas para que el equipo que le ha respaldado tenga una representación amplia en la ejecutiva. Y, para ello, según fuentes socialistas, habría recordado a Sánchez que los 47.000 votos que obtuvo de los militantes equivalen a toda la federación andaluza, en referencia al trato preferencial el nuevo líder dispensa a Susana Díaz, que fue su principal apoyo.

Pedro Sánchez lamentó la decisión de Madina de no integrarse en la ejecutiva porque «aspiraba» a contar con él y con «el resto de compañeros». José Antonio Pérez Tapias, invitado también por el nuevo líder a entrar en la ejecutiva, condicionó su ingreso en la dirección a que Izquierda Socialista mantenga en el Comité Federal una cuota equivalente al 15 % que él cosechó.