Felipe VI defiende una España «unida y diversa» en la que «cabemos todos»

El nuevo rey fue proclamado ante las Cortes y se dio un baño de masas desde el balcón del Palacio Real. SIGUE AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA SUCESIÓN

benitonueva

Redacción

Felipe de Borbón es rey de España desde la medianoche. A esa hora entró en vigor la ley de abdicación que sancionó ayer su padre, Juan Carlos I. La proclamación del nuevo monarca ha tenido lugar esta mañana en el Congreso. Allí, ante diputados, senadores, expresidentes del Gobierno y presidentes autonómicos, ha jurado el trono y ha defendido la idea de una España «unida y diversa» en la que «cabemos todos».

Fue un acto austero y sencillo, como todos los que ha celebrado la dinastia reinante desde que Juan Carlos I anunció el 2 de jubio que abdicaba. Y sin símbolos religiosos. Los grandes protagonistas fueron Felipe VI y su familia más directa: la reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

«Una Corona íntegra, honesta y transparente» o «una monarquía renovada para un tiempo nuevo» han sido dos frases destacadas del discurso del nuevo rey. En su intervención ante las Cortes Felipe VI ha querido mostrarse sensible con «las distintas formas de sentirse español». Ha intentado ser, a la vez, tajante y conciliador: «unidad no es uniformidad», dijo ante Mas y Urkullu. También pidió «respeto y protección» por todas las lenguas y culturas.

«Moitas grazas»

El rey ha mencionado escritores en lengua castellana, Machado; gallega, Castelao; catalana, Espriu; y vasca, Gabriel Aresti. Y también terminó su intervención con elocuente «moitas grazas». Antes había repetido el agradecimiento a los presentes en las otras lenguas cooficiales.

Felipe VI, que no ha mencionado ni al Ejército ni a la Iglesia como hizo su padre 39 años atrás, sí ha expresado su preocupación por la situación económica y por quienes más padecen la crisis. También ha mencionado a las víctimas de la violencia terrorista. Y ha hecho especial enfasis en dos palabras, igualdad y solidaridad.

Desde la tribuna contemplaban el acto la madre y la hermana del nuevo rey, la reina Sofía y la infanta Elena. También estaba presente el hijo mayor de esta, Felipe Juan Froilán. Como estaba previsto, no hizo acto de presencia el monarca saliente. Nadie había contemplado que se dejara ver la otra hermana de Felipe VI, la infanta Cristina de Borbón. Y mucho menos a su familia. Los problemas judiciales de Iñaki Urdangarin han sido una pesada losa en los últimos tiempos para una monarquía que lucha por mantenerse en la jefatura del Estado tras 300 años en el trono.

La jornada había comenzado a las nueve y media con un acto cargado de simbolismo. El rey saliente, Juan Carlos I, investía a su hijo con la autoridad suprema sobre las Fuerzas Armadas al ceñirle el fajín que le otorga el rango de capitán general. En esa ceremonia, celebrada en el Palacio de la Zarzuela, participaron todos los miembros de la ahora recortada Casa Real.

Paseo en descapotable

Desde allí Felipe, Letizia (muy cariñosa con su marido en toda la jornada), Leonor y Sofía (la infanta) se dirigieron en coche hacia el Congreso. Usaron un vehículo propiedad de Patrimonio Nacional que fue regalado en su día por Adolf Hitler al dictador Francisco Franco. En este recorrido apenas hubo público. Y tampoco tuvo mucha historia. Por razones de seguridad, el nuevo monarca y su heredera no compartieron automóvil. Tampoco lo hicieron cuando terminó el acto del Congreso. Una vez concluida la proclamación, los reyes se subieron al mismo coche, pero con la capota bajada, y recorrieron así otra vez las calles de Madrid, esta vez en dirección al Palacio Real. Felipe VI hizo el viaje de pie, saludando a la gente. No hubo multitudes. Y tampoco banderas republicanas, prohibidas desde ayer.

Saludos desde el balcón

Al llegar al Palacio Real, los reyes salieron al balcón para saludar a las miles de personas. Allí se les unieron sus hijas y los reyes salientes, Juan Carlos I y Sofía. Hubo varias demostraciones de cariño entre la pareja real. Y tanto Letizia como su mujer besaron al monarca que ocupó la jefatura del Estado los últimos 39 años. Tras unos minutos, regresaron al interior del palacio para dar comienzo al siguiente acto del primer día de reinado para Felipe y su reina: un besamanos para 2.000 personalidades invitadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos

Felipe VI defiende una España «unida y diversa» en la que «cabemos todos»