Duran romperá con Artur Mas en desacuerdo con el plan soberanista

Dejará la secretaría general de CiU, pero seguirá de portavoz en el Congreso


Madrid / La Voz

El líder de Unió y portavoz en el Congreso de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, se convertirá en la primera víctima política de las tensiones desatadas en el nacionalismo catalán a costa del desafío independentista encabezado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Duran tiene ya decidido abandonar la secretaría general de CiU y su puesto como presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso en desacuerdo con la hoja de ruta que está siguiendo el presidente catalán. Según adelantó ayer El Periódico de Cataluña, el histórico líder de Unió hará efectivas estas renuncias después que el próximo día 19 se celebre la proclamación de don Felipe como nuevo rey de España tras la abdicación de don Juan Carlos.

Candidato en Cataluña

Duran tampoco repetirá como número dos de CiU en las próximas elecciones generales, aunque pretende mantenerse como portavoz parlamentario y tiene pensado presentarse como candidato de Unió a la presidencia de la Generalitat en caso de que Artur Mas convoque las próximas elecciones autonómicas con carácter plebiscitario.

La decisión del diputado catalán eleva la tensión entre Unió y Convergència (CDC), las dos formaciones que conforman CiU. El secretario de organización de CDC, Josep Rull, expresó ayer su «perplejidad» por la noticia de la dimisión de Duran como secretario general de CiU. «Como partido no sabíamos nada y nos hemos enterado, al igual que muchos ciudadanos, por medio de un diario concreto, específico, y por tanto simplemente expresar una cierta perplejidad», señaló Rull. Pero, lejos de rehuir la polémica, la atizó. «No sabemos si tiene mucho sentido que el portavoz de CiU en Madrid sea la persona que renuncia a la secretaría general de CiU en unos términos que no conocemos exactamente. Hablemos», dijo el responsable del partido de Artur Mas.

La vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, dirigente de Unió, señaló que la decisión formal de Duran de abandonar la secretaría general de CiU aún no está tomada, pero confirmó que este «se está planteando» esa posibilidad. Menos explícita se mostró respecto a la posibilidad de que Duran encabece su propia lista como candidato a la presidencia de la Generalitat y pidió «no adelantar acontecimientos». Unió, en todo caso, considera que se trata de una decisión «personal» de su líder.

Duran i Lleida ha tratado en los últimos meses de mantener una postura de conciliación entre el Gobierno y la Generalitat para evitar un choque que considera perjudicial para España y para Cataluña. A pesar de abogar por el derecho a decidir, ha evitado siempre declararse partidario de la independencia y ha asegurado en varias ocasiones que no votaría a favor de ella en caso de que finalmente se celebrara el referendo.

Pieza clave para el Gobierno

El número dos de CiU había alertado reiteradamente al Gobierno de la necesidad de que moviera pieza e hiciera alguna oferta alternativa a la Generalitat ante el peligro de que Mas llevase su apuesta por la consulta independentista hasta el final. Y, por ello, se muestra también resentido con el Gobierno por su inmovilismo. La salida de Duran de la dirección de CiU dejará ahora al Ejecutivo sin uno de sus pocos interlocutores en el nacionalismo catalán para tratar de reconducir el conflicto.

En la decisión a ha influido también la postura adoptada por Convergència de imponer a los diputados de CiU la abstención en la votación que se llevará a cabo el 11 de junio en el congreso sobre la ley que sanciona la abdicación del rey. El líder de Unió era partidario del voto a favor para lanzar un mensaje de estabilidad institucional desde Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Duran romperá con Artur Mas en desacuerdo con el plan soberanista