La proclamación será austera y no asistirán jefes de Estado ni casas reales europeas


El Congreso de los Diputados, el Gobierno y la Casa del Rey han iniciado ya los preparativos para la ceremonia de proclamación del nuevo rey Felipe VI, para la que no existe todavía una fecha definitiva. En un principio se apuntó la posibilidad de que se celebrara el miércoles 18 de junio, pero ahora se considera casi seguro que se retrase hasta el jueves 19. Después de la aprobación de la ley de abdicación en el Congreso el día 11, se prevé que el Senado haga lo mismo el día 17. El 18, el rey sancionaría su propia abdicación en un acto solemne en el Palacio Real. Y, el 19, se proclamaría al nuevo rey. En todo caso, se tratará de un acto relativamente austero, dado que quiere evitar un gasto excesivo de recursos en plena crisis. Será, dentro de lo que es habitual para este tipo de actos, una ceremonia low cost.

En principio está descartada la asistencia de jefes de Estado extranjeros a la sesión solemne que se celebrará en el Congreso de los Diputados con la presencia de miembros de las dos Cámaras. Tampoco habrá representación de las casas reales europeas ni está previsto que en los días posteriores se celebren recepciones por parte de los nuevos reyes. No está decidido todavía si al acto de proclamación del nuevo rey asistirán don Juan Carlos y doña Sofía ni las infantas Elena y Cristina.

No habrá misa posterior

Al acto de proclamación le seguirá un desfile militar en los alrededores del Palacio de la Cortes. A diferencia de lo que ocurrió en la entronización de don Juan Carlos, no se celebrará una misa posterior. La previsión es que don Felipe vista el uniforme de capitán general de los Ejércitos.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, pronunciará un discurso antes del juramento del nuevo rey Y, acto seguido, don Felipe, proclamado ya como Felipe VI, se dirigirá a todos los españoles. En la Zarzuela conceden gran importancia a esta primera alocución del nuevo monarca. Se tratará de un discurso «de fondo», en el que el príncipe, que redactará personalmente el texto ayudado por sus asesores, ofrecerá las claves de su reinado. Ese texto será supervisado por el Gobierno, que podrá hacer sus aportaciones.

Felipe VI y su esposa, doña Letizia, utilizarán los meses de julio y agosto para viajar «con intensidad» por España y también por el extranjero para presentarse como nuevos reyes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La proclamación será austera y no asistirán jefes de Estado ni casas reales europeas