«Non é que me caia mal esa xente, pero prefiro a república»

El debate sobre el modelo de Estado y el independentismo marcan el día a día de los gallegos que residen en Cataluña


Redacción / La Voz

«Non é que me caia mal esa xente, pero prefiro a república». A la gallega, claro. No podía ser de otra manera. La observación de José Ansede (Os Vilares, Guitiriz) sobre la sucesión monárquica en España resume la encrucijada de sentimientos e ideologías en que viven sumidos nuestros paisanos en Cataluña. Se sienten de la patria de Rosalía y cantan a coro en su lengua materna, pero llevan décadas en otra comunidad que interiorizan como propia. Unos propugnan sin rodeos su independencia, otros abominan de ella «como se fora o demo», y el capítulo político no podía sustraerse a toda esta pluralidad. «Así como metade e metade», calibra el vicepresidente del Centro Galego de Barcelona (casi dos mil socios) mientras analiza el equilibrio entre monárquicos y republicanos. «Depende un pouco do día que veñas», precisa.

Ayer era día de Azaña y Alcalá-Zamora. Arrasaban. «Non quero a monarquía pola forma en que foi imposta por Franco», sentencia Antonio García, «de Xinzo, pero de Limia, que hai outro en Pontevedra». Eso sí, que no se vaya a liar ahora el asunto, porque la república está «moi ben sempre que non haxa revoltas; así non me gustaría». Más contundente se muestra la lucense María Gómez, porque «co que se leva a monarquía poderían vivir moitas familias». A Carmen Salgado, también de Xinzo (de Limia), le parece mal «que coman dos traballadores», e incluso tilda de dispendio «grande» la abdicación y todo lo que traerá aparejada, lo que no ve bien «neste momento de crise». Eso sí, «o fillo está ben preparado» y, en el fondo, monarquía y república le dan «un pouco igual».

En el bando monárquico deberíamos alinear a Abel Sixto, de Mondoñedo: «Que reine Felipe paréceme ben, pero unha cousa é o que me pareza o outra o que vaia ser». Ya veremos cómo lo hace. Más refuerzos para la Corona llegan de la mano de Ana María Iglesias (A Cañiza): «Non teño nada en contra da monarquía, o revés, pero tamén é certo que non é a mesma agora que hai dez anos, despois do Urdangarin».

En cuanto a la cuestión catalana, María Gómez, después de 54 años en Barcelona, es partidaria de la independencia. «Se non nos queren, que nos deixen ir, e tamén a Galicia», afirma imbuida de la doble nacionalidad. A Carmen Salgado no le gusta, «que detrás irían Galicia e o País Vasco». Y hay que cambiar de tema, que los debates los carga el diablo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«Non é que me caia mal esa xente, pero prefiro a república»