Felipe de Borbón, el mejor preparado de la historia

Mantiene un índice de popularidad muy superior al del rey

;
Felipe, el príncipe mejor preparado para ser Rey Junto con su madre, la Reina, es la figura con mejor imagen de la Familia Real

«Él está muy preparado, yo diría que de los príncipes de Asturias de la historia de España, está mal decirlo, presumir, pero presumo de hijo, yo creo que es el mejor preparado que ha habido hasta ahora, o sea que podemos tener confianza, seguridad». Don Juan Carlos elogió así a su hijo en la entrevista que concedió a Jesús Hermida en enero del año pasado. Sin embargo, el rey ha reiterado que no está dispuesto a abdicar y por lo tanto a seguir la estela de los monarcas de Holanda y Bélgica. Ayer lo confirmó el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno. La causalidad quiso que la reina Beatriz de Holanda anunciara su renuncia a punto de cumplir los 75 años, y su hijo Guillermo tenía 46, prácticamente las mismas edades de don Juan Carlos y don Felipe. Esto abrió el debate sobre si había llegado el momento del príncipe. En un momento de progresivo desprestigio de la Corona y de la propia figura de don Juan Carlos, su hijo mantiene un índice de popularidad muy superior. No se ha visto envuelto en ninguno de los escándalos familiares, pero ya ha sufrido varios abucheos en actos públicos. Don Felipe no ha demostrado ningún tipo de prisa por acceder al trono. Al contrario, se ha manifestado con gran prudencia. «Ser heredero no significa estar a la espera, ser heredero es prepararse para ser rey», ha afirmado más de una vez. Y ciertamente se ha preparado a conciencia para reinar. Es el primer Borbón con carrera (es licenciado en Derecho) y cursó dos años del máster de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown. Además de la académica, ha recibido formación militar, conoce la realidad nacional y ha viajado en numerosas ocasiones al extranjero, especialmente a América Latina, adonde acude a las tomas de posesión de los presidentes. Como demostró en su intervención ante el COI, domina perfectamente el inglés y ha adquirido soltura en sus discursos. Pero no lo va a tener fácil cuando suceda a su padre. Este, que fue nombrado por Franco, se ganó su legitimidad gracias a su papel decisivo durante la transición y en el golpe de Estado del 23-F. Siempre se ha dicho que en España hay, o había, muchos más juancarlistas que monárquicos. Pero su hijo no va a gozar de ese plus debido a las especiales circunstancias históricas. Al contrario, si las cosas no cambian radicalmente heredará una institución deteriorada y peor valorada que nunca después de varios annus horribilis. Abierto y dispuesto a escuchar El futuro rey tendrá que ganarse la legitimidad todos los días con una buena gestión pública, dentro de las atribuciones que le confiere la Constitución, y una actuación prudente en el ámbito privado, pues el pacto de silencio del que se favoreció don Juan Carlos se ha resquebrajado. Quienes están a favor de la abdicación consideran que sería mejor que la sucesión fuera en vida del rey para que su sucesor contara con su apoyo para ir tomándole el pulso a un puesto muy complicado y más en las actuales circunstancias. Los que lo conocen aseguran que es una persona abierta y amable, de buen carácter y excelente sentido del humor, dispuesta a escuchar, aunque menos carismático que el rey. Su matrimonio con la periodista Letizia Ortiz mejoró y modernizó su imagen.

Una agenda de actos públicos cada vez más amplia

El príncipe ha ido ampliando cada vez más su agenda oficial, actuando en representación del rey en numerosas ocasiones, debido en parte a las muchas operaciones a que este se ha visto sometido, que lo han obligado a largas recuperaciones. Pero además de por estas razones de causa mayor, ha incrementado su presencia pública en España y en el extranjero en lo que se considera una estrategia de la Casa Real para potenciar su figura y la de la futura reina, que ha sorprendido con algunos viajes privados en solitario. En el 2012 fue el miembro de la familia real con más actividades oficiales (253 actos, tanto en España como en el extranjero), pronunció más discursos que el jefe del Estado y recibió a más personas en audiencias en la Zarzuela. Además, emprendió siete viajes al extranjero en compañía de doña Letizia y 10 en solitario, entre ellos algunos para asistir a las tomas de posesión de los presidentes de Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, México, Paraguay y Ecuador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos

Felipe de Borbón, el mejor preparado de la historia