Sin censo ni sedes, y sin tan siquera conocerse, han llegado a los 314 concellos

C. P. / G. L. REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

27 may 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

No tienen censo, ni afiliados, ni sedes, ni saben cuántos son. Las cafeterías son su espacio de encuentro y las redes sociales su herramienta de organización. Quizás por ello los referentes de Podemos en las ciudades gallegas reconocen incluso no conocerse entre ellos en persona.

Han tenido votos en todos los concellos de Galicia, algo que no puede decir el BNG. Han sido tercera fuerza en 14 y cuartos en 74, al igual que en toda la comunidad, pese a no tener ni estructura ni un patrón ideológico único. Pero advierten que solo están ante el inicio de su proyecto. «Claro que estamos sorprendidos e moi verdes, sen organización urbana ni presenza no rural, pero non imos perder a calma porque este é o momento de reflexionar, organizarse, consolidarnos e propor a fronte de esquerdas coa que podemos facer un proxecto maior para traballar na sociedade e optar ás municipais e xerais», argumenta Pedro Rivera, miembro de Podemos en Vigo.

«Ata agora non temos un núcleo estable, en Vigo seremos uns trinta os que participamos con continuidade -obtuvieron en dicha ciudad 13.593 votos-. Cada un o fai en función da súa dispoñibilidade e coas redes sociais como vínculo», señala la viguesa Paula Quinteiro, candidata número 26 en los comicios del domingo tras ser elegida en un proceso de primarias. «Todo o facemos segundo a vontade maioritaria dos membros do círculo», «o método», añade para indicar cómo se denominan en Podemos sus asambleas (400 en toda España) y sus votaciones internas.