Adiós al bipartidismo, ¿también en Galicia?


Los resultados de anoche hicieron saltar por los aires la teoría, machaconamente confirmada desde 1986, de que las elecciones europeas en Galicia son un partido entre el PP y el PSOE (la participación refleja que para muchos amañado, y por eso no se mueven de casa) en el que siempre gana... Alemania, o sea Merkel. En efecto, ha vuelto a ganar Merkel, quizás menos que otras veces, pero lo llamativo del caso es que PP y PSOE, aquí con un retroceso en conjunto de nada menos que 29 puntos, ya no caminan solos. Habrá que ver si sorpresas como la de Podemos ?y sí que han podido? se consolida en el espectro político gallego. Aunque obviamente las extrapolaciones las carga el diablo, populares y socialistas tienen que hacérselo mirar. Y hacérselo mirar no consiste en que Besteiro se deje coleta a lo, ironías de los nombres, Pablo Iglesias. Antes el voto de castigo era la abstención, el nulo y el blanco. Hoy, ese carro está plagado de nuevas siglas. Quizás porque plantearon su campaña en clave gallega y no en clave Cañete, AGE resiste, aunque a duras penas, y el BNG (a pesar de Bildu) apenas salva algunos muebles, y cae ya a quinta fuerza en Galicia... Se avecinan para todos días de histeria hacia las municipales. Pero no hay que perder de vista que esto era Europa, y debería seguir siéndolo. Ya sabemos qué hará la Unión por los nuevos eurodiputados (tocan a medio millón de euros anuales por barba). Ahora solo falta ver qué son capaces de hacer ellos por Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

Adiós al bipartidismo, ¿también en Galicia?