Los socialistas explotan la mina del paro juvenil y el patinazo de Cañete

En el último domingo de campaña los partidos de la oposición en Galicia se marcharon al campo de disparo no a compartir diana

Besteiro y Blanco se reuniron con jóvenes en Santiago.
Besteiro y Blanco se reuniron con jóvenes en Santiago.

Cosa poco frecuente estos días, en el último domingo de campaña los partidos de la oposición en Galicia se marcharon al campo de disparo no a compartir diana, sino a pegar tiros cada uno por su lado: desempleo, sectores primarios, infraestructuras... Tanto diversificaron el mensaje, que incluso entre ellos se atizaron.

PSDeG

Becas y trabajo. Un paro juvenil del 40,2 % y 118.622 habitantes de entre 15 y 34 años desaparecidos del censo en apenas un lustro es un muy buen abono para sembrar y hacer crecer votos en la tierra de la chavalada gallega. De ahí que los socialistas dedicasen la jornada a clamar por el sufragio de ese segmento poblacional. En un acto montado en Santiago, su secretario xeral, José Ramón Gómez Besteiro, pidió a los de la veintena y alrededores que el 25-M apuesten por el PSOE «para que volvan as becas e as políticas de emprego xuvenil». En ese mismo escenario, el número diez de la lista de Elena Valenciano, José Blanco, calificó a Aria Cañete de «sonado» por el comentario machista que el exministro había realizado 48 horas antes. La cosa exige rectificación y disculpas públicas de Feijoo, dijo.

AGE

Sectores primarios. La candidata de Alternativa Galega de Esquerda, en cambio, aprovechó el día para regresar sobre una de las ideas fuerza de su programa: la soberanía alimentaria. «Temos que loitar por que sexan as galegas e os galegos que traballan no mar e no agro quen poñan sobre as nosas mesas a comida coa que nos alimentamos», proclamó Lidia Senra tanto en Cangas como en Ribadeo, ambos concellos de costa. «O dereito a pescar e a producir alimentos -reivindicó- ten que ser repartido de tal xeito que se creen postos de traballo, non para beneficiar aos de sempre».

BNG

Palo a Blanco por el AVE. La cabeza de cartel del BNG apostó por jugar en casa todo el domingo, con sesión de mañana en Monforte y de tarde en Allariz, ayuntamientos ambos gobernados por el Bloque. En el primero de ellos, Ana Miranda reprochó a Blanco que «presuma de lucensismo» a pesar de que, siendo ministro de Fomento, «deixou a esta provincia fóra da rede de tren de alta velocidade». En el segundo construyó un discurso ya más general, instando al electorado a optar el 25 por los nacionalistas como «a mellor maneira de protexerse da troika e das súas políticas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los socialistas explotan la mina del paro juvenil y el patinazo de Cañete