El BNG se rebela contra la «mordaza» de la junta electoral y la «falanxe rosa»

El partido nacionalista protesta por su poco espacio en los medios públicos


Santiago / La Voz

Con el director de la escuela de los recortes, el maestro Rajoy, de gira pola terra, ayer los alumnos de la oposición tenían medio hecho el examen diario de la campaña gallega. Tocaba lección de política social y derechos laborales. Y a ello se consagraron los partidos de la izquierda. El BNG, además, recrudeció su cruzada contra la junta electoral por haberle asignado en los medios públicos de la comunidad tanto espacio publicitario gratuito como, por ejemplo, a Vox: 10 minutos a distribuir en 15 días, una decisión que obvia los 103.724 votos obtenidos por los frentistas en el 2009. También extendió su lucha a otro infiel, UPyD, «a nova falanxe rosa», en expresión de Ana Miranda, la candidata nacionalista a europarlamentaria.

Recién ratificado ese polémico reparto, la cabeza de cartel del Bloque se aupó al corcel para cargar con el sable contra el empeño de la Administración de «amordazar e borrar» a los suyos, un «atraco antidemocrático». Atacó igualmente a los de Rosa Díez porque, pese a tratarse de «unha forza irrelevante», goza de un cuarto de hora de publicidad, un 50 % más, y ahora pleitea para intentar quedarse con los segundos por programa informativo que corresponden al BNG en la CRTVG: 27.

Entretanto, el candidato del PSdeG, José Blanco, se afanó en vender la alternativa socialista a la «pobreza» popular. «Non é responsable neste momento reducir salarios e prestacións, agora é o momento de atender as necesidades da xente», proclamó por la mañana durante un paseo por A Coruña. Ya por la noche, el rostro de AGE en estas elecciones, Lidia Senra, vio la apuesta del de Palas y la subió tres o cuatro fichas. De mitin en Oleiros, propuso «repartir o traballo», fijar para la ciudadanía una «digna» renta básica universal en el Viejo Continente y establecer un salario mínimo interprofesional de mil euros al mes, o sea, un 55 % superior al actualmente vigente en España.

La anécdota de la jornada la protagonizó Compromiso por Galicia, que difundió sus envíos postales de propaganda, en cuyos frontales se puede leer «Hai sobre e sobres...», en alusión implícita a los de dinero negro que Bárcenas asegura haber entregado a dirigentes del PP. En las redes sociales, triunfó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

El BNG se rebela contra la «mordaza» de la junta electoral y la «falanxe rosa»