Todas las direcciones territoriales del PP desmienten que tuvieran una caja B

El PSOE exige la dimisión de Rajoy por las acusaciones realizadas por Bárcenas. SIGA AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CASO


Madrid / La Voz

Todas las direcciones autonómicas y provinciales del PP desmintieron ayer al unísono las acusaciones del extesorero popular Luis Bárcenas, que aseguró ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que todas ellas disponían de una contabilidad paralela y de una caja B en dinero negro. Con mayo o menor contundencia, prácticamente todas las agrupaciones populares cargaron contra el ex responsable de las finanzas del partido, al que acusaron de mentir, y atribuyeron sus acusaciones a un intento de eludir sus propias responsabilidades.

«Cuando uno no puede justificar lo injustificable, dice lo que dice», señaló el presidente extremeño, José Antonio Monago, que añadió con ironía que el valor de la palabra de Bárcenas «no cotiza en España, cotiza fuera de España». El vicepresidente de la Generalitat valenciana, José Císcar, aseguró tajante que el PP de esta comunidad «no tienen ninguna caja B» y restó credibilidad a una persona «que dice que su gran fortuna se debe a sus operaciones comerciales» y que está «en prisión preventiva por lo que supuestamente ha hecho». En Galicia, el secretario general del PPdeG y vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, señaló que las acusaciones de Bárcenas se deben a «una estrategia de defensa en la que no vamos a entrar ni, por supuesto, colaborar en ella». En parecido términos se expresaron otros muchos dirigentes territoriales del partido.

El PSOE consideró sin embargo «de extrema gravedad» las acusaciones del extesorero popular y reclamó una vez más la dimisión de Mariano Rajoy porque su situación es «insostenible». El secretario de Organización socialista, Óscar López, anunció que pedirán una comisión de investigación en el Congreso para esclarecer el origen del dinero descubierto a Bárcenas en cuentas bancarias en Suiza. El portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, exigió también la dimisión de Rajoy y la del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, a los que consideró como los «dos grandes capos» de la financiación «ilegal e irregular» del PP.

Desprecio de Cascos

Quien no quiso responder a Bárcenas fue el presidente de Foro Asturias y ex secretario general del PP, Francisco Álvarez-Cascos, al que Bárcenas señaló como uno de los principales responsables de la caja B del partido y receptor del dinero negro que en su día le entregó el extesorero del PP Rosendo Naseiro. El ex número dos popular señaló que no tiene «nada nuevo que decir». «Déixame de díxome, díxome y pataqueiradas», contestó en gallego, despreciando las acusaciones de Bárcenas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Todas las direcciones territoriales del PP desmienten que tuvieran una caja B