Urdangarin niega haber pagado sus hipotecas con dinero ilícito

Europa Press

ESPAÑA

Asegura no haber incurrido en actuaciones delictivas puesto que fueron pagadas con los ingresos que obtuvo de la compañía Telefónica

01 abr 2014 . Actualizado a las 18:04 h.

El Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha presentado un escrito ante el juez instructor del caso Nóos en el que niega haber hecho frente a las cuotas hipotecarias de tres propiedades inmobiliarias con fondos de procedencia ilícita, y asegura que «la realidad de lo sucedido no puede ser más distinta»: según alega, las fincas fueron financiadas entre 2011 y 2012 con los ingresos que durante esos años obtuvo de la compañía Telefónica.

Mediante un escrito, el yerno del Rey Don Juan Carlos rebate los argumentos utilizados por el sindicato Manos Limpias para pedir su imputación por un delito de blanqueo de capitales, y que apuntan a que las hipotecas de un piso de Terrasa y dos de Palma, propiedad de Aizoon, han sido sufragadas con el dinero presuntamente ilegal obtenido desde 2004 por la empresa titularidad de Urdangarin y la Infanta Cristina.

Sin embargo, el Duque asegura que los recibos de las hipotecas los ha ido pagando con su salario y con las retribuciones de su actividad profesional, realizando para ello las oportunas transferencias a las cuentas de Aizoon ante la falta de ingresos de ésta y, en consecuencia, la ausencia de liquidez para poder hacer frente a las letras hipotecarias. A juicio de Manos Limpias, todas las cuotas hipotecarias de las viviendas adquiridas en Palma y Terrasa en 2004 y 2007 y pagadas a partir de la entrada en vigor del nuevo Código Penal, en 2010, «son claramente disposiciones de dinero que, durante los ejercicios 2011 y 2012, conforman claramente un delito de blanqueo de capitales». Y ello al recalcar que los ingresos de Aizoon eran de origen ilícito, procedentes del Instituto Nóos o bien de haber defraudado a Hacienda.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma ha rechazado hasta en dos ocasiones imputar a Urdangarin, su exsocio Diego Torres y a la mujer de éste, Ana María Tejeiro, por supuesto blanqueo. El magistrado asevera que no se puede aplicar a este caso la reforma del Código Penal de 2010 en lo que a la tipificación del blanqueo se refiere. En su escrito, Urdangarin incide en que de 2011 a agosto de 2012 estaba vinculado a Telefónica, de donde procedían sus ingresos, y residía con su familia en Washington. Con el dinero que cobraba hacía frente de este modo a las cuotas hipotecarias, negando así haber incurrido en actuación delictiva alguna pues, según su abogado, «lo único que ha realizado es un pago por cuenta de tercero, perfectamente admitido en nuestro Derecho».

Inmuebles embargados por Castro

Los anteriores inmuebles fueron embargados por el juez Castro junto a dos trasteros y dos garajes así como la mitad indivisa del conocido como palacete de Pedralbes, a fin de cubrir la totalidad de la fianza civil de 8,2 millones de euros -posteriormente rebajada a 6,1 millones- que el magistrado impuso de forma conjunta a Urdangarin y su exsocio. El magistrado también ordenó el embargo de la mitad de siete inmuebles ubicados en Sant Cugat del Vallés, Mataró, Mahón y Palma y propiedad de Torres. Manos Limpias considera que Urdangarin, Torres y Tejeiro son presuntamente responsables de un delito de blanqueo por cuanto se lucraron «en su propio beneficio» del dinero que de forma ilícita obtuvieron de las Administraciones públicas a través del Instituto Nóos y que posteriormente desviaron a sociedades de su entramado empresarial. Dinero que, según la letrada que representa al sindicato, «es fruto de presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude fiscal y falsificación documental, entre otros». Manos Limpias sostiene asimismo que habrían lavado los fondos que supuestamente habían defraudado antes a la Agencia Tributaria.

Además, la representación procesal de Manos Limpias subraya que los hechos por los que debe ser ampliada la imputación en el caso de Urdangarin se concretan en la disposición que ha realizado del dinero de Aizoon que de forma presuntamente irregular provino de Nóos. Unos fondos que, alega, siguen estando en las arcas de Aizoon y cuya utilización a partir de la entrada en vigor de la reforma del Código Penal de 2010 podría constituir un delito de blanqueo.

Los alegatos de Torres contra la imputación por blanqueo

Por su parte, el propio Torres se opuso a que tanto él como su esposa fuesen encausados por este motivo, contraponiendo la actuación de Tejeiro al papel ejercido por la Infanta Cristina al frente de Nóos y de la sociedad de la que es copropietaria junto a su marido, Aizoon, a través de 71 argumentos.

Entre otros alegatos, el abogado Manuel González Peeters hacía referencia a los gastos personales en que incurrieron los Duques a través de Aizoon o la presunta mediación del Rey don Juan Carlos en favor de iniciativas promovidas por Urdangarin. Así, haciendo alusión velada en más de quince ocasiones al Monarca o a la Casa Real, el letrado subraya cómo en ningún documento de Hacienda figura una donación por parte de su padre de 1,2 millones de euros «sin ninguna previsión para pagar impuesto de sociedades». «Ningún funcionario de la Hacienda Pública ha asesorado a Tejeiro para pergeñar que una donación fuera transparente y presuntamente camuflarla como préstamo», incidía el letrado al respecto.