El último adiós a Adolfo Suárez, el piloto de la transición

EFE

ESPAÑA

Los restos mortales del expresidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se encuentran en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso. Miles de personas hacen cola para dar su último adiós al piloto de la transición. La capilla ardiente permanecerá abierta hasta mañana a las 10.00 horas, posteriormente el féretro será trasladado a Ávila, donde será enterrado junto a su mujer. SIGUE AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN

24 mar 2014 . Actualizado a las 21:53 h.

El cortejo fúnebre con el féretro del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha llegado a las 10.00 horas al Congreso de los Diputados, que acogerá hasta mañana su capilla ardiente. En la parte baja de la escalinata de la Puerta de los Leones recibieron el féretro el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sus antecesores en el cargo -Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-, y los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero. También se encontraban los presidentes del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y del Consejo General de Poder Judicial, Carlos Lesmes, así como el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado. Diez soldados del Regimiento Inmemorial del Ejército de Tierra formaron el piquete de honor que portaba el féretro de Suárez, cubierto con la bandera nacional, hasta el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara Baja, donde se ubica la capilla ardiente.

Tras ellos, los hijos y nietos de Adolfo Suárez acompañaron caminando por la Carrera de San Jerónimo el féretro del expresidente. Más de un millar de personas que aguardan a las puertas de la Cámara Baja para visitar más tarde la capilla ardiente rompieron en aplausos en medio de un profundo silencio.

Escoltando el paso del féretro en la escalinata estuvieron seis militares en representación de los tres ejércitos y de la Guardia Civil. Además, una decena de soldados de la Guardia Real montaron guardia frente a la escalinata de la Puerta de los Leones para rendir honores al primer presidente de la democracia y marcaron la entrada del féretro con un redoble de tambores.