Rajoy llega a España con horas de retraso tras un fallo técnico en el avión oficial

Cuando la aeronave se encontraba a unos 300 pies del suelo, se iluminaron en cabina las luces de aviso y tuvo que regresar a Dublín

La organización del congreso rebautizó al presidente del Gobierno como Mariano «Rayor»
La organización del congreso rebautizó al presidente del Gobierno como Mariano «Rayor»

Europa Press | EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha retrasado su regreso a España varias horas tras asistir en Dublín al Congreso del PPE en Dublín debido a un fallo técnico detectado en pleno vuelo en el avión Falcón que le obligó a regresar a la capital irlandesa. Finalmente, el avión con el jefe del Ejecutivo ha aterrizado poco antes de las diez de la noche en Torrejón (Madrid).

El avión Falcón en el que viajaba el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y algunos miembros de la delegación española que ha asistido al congreso de Dublín, tuvo que regresar de nuevo a la capital irlandesa después de que se encendiese una luz de alerta.Según informa el Ministerio de Defensa, cuando la aeronave se encontraba a unos 300 pies del suelo, se iluminaron en cabina las luces de aviso de fallo REV UNLOCK y TRANSIT que indicaban que la reversa del motor número 2 no estaba blocada y segura en la posición de plegada.

A pesar del incidente, Rajoy ha podido despegar de Dublín en el mismo avión poco antes de las 20.00 horas, una vez éste fue reparado por los técnicos del Ejército del Aire. El segundo Falcon que Defensa envió a Irlanda cuando se supo del fallo técnico también regresó a España con parte de la delegación que ha acompañado al presidente en este viaje.

Este incidente es el tercero que sufre una aeronave perteneciente a la flota de la Fuerza Aérea española en cien días. El pasado 26 de enero, otro avión oficial que trasladaba al príncipe Felipe de Borbón de Santo Domingo a Tegucigalpa se vio obligado a dar la vuelta a la capital dominicana tras saltar una alarma, obligándole a retrasar su llegada a Honduras.

La incidencia obligó a enviar desde España al otro A-310 que posee la Fuerza Aérea para el traslado de autoridades a fin de que don Felipe pudiera retornar, dejando a su vez al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sin transporte para poder viajar a Roma a la cumbre hispano-italiana. Fue necesario repartir a la delegación que le acompañaba entre dos Falcon y un tercer aparato cedido por la Fuerza Aérea belga para que todos pudieran llegar a tiempo a esta cita.

Esa fue la seguda vez que el príncipe sufría un percance de ese tipo, después que el 25 de noviembre de 2013 el Airbus-310 que debía trasladarlo a Brasil sufriera una avería antes de despegar que le obligó a suspender una visita oficial al país sudamericano.

Hasta marzo de 2013, Iberia se encargaba del mantenimiento de esos aviones, pero desde entonces es la compañía aeronáutica europea EADS la responsable de este trabajo. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, consideró el pasado 31 de enero «suficiente» el número de aviones oficiales para responder a las necesidades de los viajes oficiales y avanzó que su departamento estudiaba un plan a medio y largo plazo de renovación de la flota.

El 45 Grupo de la Fuerza Aérea española es una unidad especializada en desplazamientos de autoridades, sobre todo miembros del Gobierno y de la Familia Real, que cuenta con estos dos A-310 y cinco aviones Falcon 900, más pequeños y con menos autonomía de vuelo, uno de ellos el que hoy llevaba a Rajoy.

En la noche del próximo domingo al lunes, el Príncipe de Asturias partirá en uno de estos dos Airbus 310 rumbo a Chile, donde asistirá a la toma de posesión de la nueva presidenta del país, Michelle Bachelet; después se desplazará a Brasil, donde recuperará parte de la agenda que no pudo cumplir en su frustrado viaje de noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Rajoy llega a España con horas de retraso tras un fallo técnico en el avión oficial