Rajoy ataca a quienes no quieren ver la recuperación por prejuicios

Garantiza a Moreno su apoyo directo tras el frío respaldo de De Cospedal

Mariano Rajoy (derecha), junto al nuevo líder del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno.
Mariano Rajoy (derecha), junto al nuevo líder del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno.
c. cuerdo
madrid, sevilla / la voz, colpisa

Mariano Rajoy pisa el acelerador de cara a las elecciones europeas del 25 de mayo tras el debate del estado de la nación. Quiere transmitir que la recuperación es una realidad empírica basada en los indicadores macroeconómicos que así lo atestiguan. Y carga contra aquellos que no quieren reconocerlo por sus «prejuicios ideológicos trasnochados», en referencia a Alfredo Pérez Rubalcaba.

El presidente del Gobierno aprovechó la clausura del congreso del PP andaluz para insistir en esa idea. «Hay una foto fija, hoy, en marzo del 2014, aún sentimos turbulencias, es verdad, pero el grueso de la tormenta ha pasado y por primera vez en mucho tiempo los españoles podemos mirar al futuro como un lugar mejor», señaló. «Tras mucho esfuerzo por parte de la sociedad, hemos conseguido cambiar la tendencia y hemos pasado de caernos a levantarnos, de la recesión al crecimiento», añadió. Y criticó a quienes no quieren verlo. «Esto lo dicen todos los que nos ven desde fuera sin las antiojeras de sus prejuicios ideológicos trasnochados», afirmó.

Avanzó que los datos de afiliación a la Seguridad Social de febrero serán mejores que los del mismo mes el año anterior.

En clave interna, Rajoy trató de zanjar de una vez la crisis abierta en el seno del PP a raíz del convulso proceso de sucesión en Andalucía. Unas heridas que niegan en público pero que quedaron en evidencia el día anterior con la frialdad de la secretaria general, Dolores de Cospedal, en la apertura del congreso que eligió a Juan Manuel Moreno Bonilla como presidente del PP-A. Rajoy llamó a cerrar filas para mantener el partido unido y poder alcanzar por fin, «con la ayuda de todos», la Junta de Andalucía.

Su mensaje no pudo ser más explícito. Especialmente cuando el día anterior De Cospedal no dejó de mandar mensajes cifrados al nuevo presidente andaluz para recordarle las tensiones y las dificultades del camino, y el escaso apoyo que parece dispuesta a prestarle tras fracasar su opción para suceder a Juan Ignacio Zoido al frente de la formación y poder hacerse así con el control de Andalucía. «Está en tus manos este cambio», le espetó De Cospedal al todavía secretario de Estado de Salud antes de abandonar apresuradamente el congreso. «Todos te vamos a ayudar, yo el primero», sentenció sin embargo el líder del partido.

Antes de entrar al Palacio de Congresos de Sevilla, Rajoy negó que se hubieran cerrado heridas porque «nunca las hubo», pese a que su secretaria general y Moreno tardaron una semana en hablarse. «El partido ha estado a la altura de las circunstancias», aseguró Rajoy. «Un partido que sabe resolver bien lo que es su gobernanza interna es un partido que puede ocuparse de lo que es de todos», añadió.

A Moreno le marcó las prioridades para los próximos años. «El reto es gobernar Andalucía y sumar a todos», dijo. Eso implica mantener al menos los resultados obtenidos hasta ahora, con el triunfo en las tres últimas convocatorias electorales, y el importante aparato institucional que tiene el PP andaluz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Rajoy ataca a quienes no quieren ver la recuperación por prejuicios