Un diputado del BNG a un alto cargo de la Xunta: «Había que matarlo a palos»

Daniel Rodas pide disculpas por la expresión, que atribuye a haberse manifestado de forma «coloquial»


El diputado del BNG Daniel Rodas, portavoz de asuntos pesqueros, ha espetado este martes al secretario xeral do Mar, Juan Maneiro, que «había que matarlo a palos» y que «habría que correrlo», durante un debate sobre las posibilidades de pesca de especies pelágicas para el sector del cerco gallego.

El Parlamento de Galicia ha sido el escenario de esta afirmación, que el nacionalista ha retirado a los pocos minutos, a instancia de la presidenta en funciones de la comisión de pesca, al no estar el popular Javier Guerra, y en un ambiente distendido. «Ya que no estoy corrido a palos...», ha ironizado Maneiro mientras iniciaba el turno de cierre.

Sobre el asunto en cuestión, la distribución de las cuotas de pesca de caballa y jurel entre la flota de cerco que faena en el caladero del Cantábrico Noroeste, Maneiro ha destacado que «si el año pasado llegó» la cantidad asignada a las embarcaciones gallegas, «este año tiene que llegar también». Así, según sus números, las toneladas de caballa que puede pescar el sector gallego suben un 13,5% este año, hasta 1.917. Esto, sin contar con las en torno a 2.000 toneladas que la Xunta espera que se puedan sumar «después de la negociación con Noruega», ha resaltado el alto cargo.

Además, Juan Maneiro ha considerado «justo» el criterio empleado para el reparto por la Secretaría General de Pesca, pues si la pesquería se distribuyese en base a tripulantes «se podría abrir una cuestión nada ventajosa» para la Comunidad gallega.

Daniel Rodas, ha pedido disculpas públicas por la expresión utilizada en un debate, que atribuye a haberse manifestado de forma «coloquial».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos

Un diputado del BNG a un alto cargo de la Xunta: «Había que matarlo a palos»