Anticorrupción no pedirá aún que se archive la causa contra la infanta

Cree que el juez la sacará en breve de un caso cuya instrucción podría acabar en semanas


palma / colpisa

Las seis horas y media de interrogatorio de la infanta no han aclarado demasiado las dudas de si la hija del rey seguirá imputada en este sumario por fraude fiscal y blanqueo de capitales. El futuro procesal de Cristina de Borbón sigue en el aire y, sobre todo, continúa en manos exclusivamente del juez José Castro, que en breve debería concluir la investigación que comenzó en noviembre del 2011 y tomar una decisión sobre qué hace con la duquesa de Palma.

Según han revelado fuentes del proceso, Anticorrupción ha decidido que no va a pedir el sobreseimiento de los cargos contra la duquesa, a pesar de que sigue convencida de que la declaración de la infanta del sábado solo ha servido para confirmar que «no se sostiene» una imputación por delito fiscal y blanqueo de capitales. Anticorrupción entiende que sigue sin haber pruebas fehacientes de que la infanta participara activamente en la administración de Aizoon, la empresa familiar usada para cometer el fraude a la Agencia Tributaria. Tampoco de que estuviera al tanto del origen ilícito del dinero. Unos fondos que la duquesa empleó durante años para pagar gastos como viajes, fiestas o la reforma del palacete de Pedralbes.

Sin embargo, y a pesar de seguir considerando inocente a la infanta, la Fiscalía ha decidido no reclamar la desimputación; cree que Castro la rechazaría. Sobre todo porque no tiene sentido tomar una decisión ahora sobre el futuro de la imputada, cuando el sumario está a punto de cerrarse y una petición así alargaría más la instrucción.

Este es un planteamiento que comparte la propia defensa de la infanta, que baraja también la posibilidad de no pedir ya el sobreseimiento para no prolongar el caso. En realidad, solo quedan pendientes dos diligencias en el caso Nóos: el turno de repreguntas al expresidente valenciano Francisco Camps sobre las adjudicaciones a la fundación de Iñaki Urdangarin; y que el magistrado decida si llama a declarar a Alberto Ruiz-Gallardón, tal y como le ha pedido la defensa de Diego Torres para que explique los negocios del duque con Madrid 2016.

Si este calendario se confirma, y el magistrado no ordena más diligencias, en cuestión de semanas José Castro debería concluir la investigación judicial. Y ahí se abrirá un nuevo campo de batalla entre el juez y el fiscal Pedro Horrach. Anticorrupción está convencida de que el propio Castro, cuando dicte ese auto que cierra la investigación, dejará fuera a la infanta por falta de pruebas contra ella. Si no es así, Horrach comenzará a dar guerra para desimputar entonces a la hija del rey.

Si el magistrado persiste en mantenerla imputada, cuando Castro dé traslado a las partes para que informen, Anticorrupción no incluirá en su escrito de acusación a la duquesa. No obstante, es previsible que las acusaciones populares (Manos Limpias y Frente Cívico) sí que reclamarán que la hija del jefe del Estado se siente en el banquillo, con lo que Castro, si así lo pretende, podría ordenar la apertura de un juicio oral con la infanta aún como imputada por fraude fiscal y blanqueo de capitales. Esa decisión, avisan ya desde Anticorrupción, sería recurrida con «toda la artillería» por la Fiscalía. Primero ante el propio magistrado, y luego ante la Audiencia Provincial con el argumento de que las denominadas doctrinas Botín y Atutxa ponen serios límites a las acusaciones populares para sostener solas, sin el respaldo del ministerio público, una imputación.

Si José Castro persiste en su intención de no dejar de acusar a Cristina de Borbón el futuro procesal de la duquesa no se despejará antes de verano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Anticorrupción no pedirá aún que se archive la causa contra la infanta