El futuro del llamado ciberbanquero del crimen, en manos de la Audiencia Nacional

Denuncia una persecución de EE.UU., que lo acusa de lavar 6.000 millones de dólares


redacción / la voz

¿Un hábil banquero online que se estaba convirtiendo en competidor peligroso de las plataformas de transferencia de dinero que operan en el sector financiero internacional o el cerebro de una imponente plataforma al servicio de la delincuencia organizada internacional que realizó 55 millones de transacciones presuntamente ilegales en todo el mundo? Este es el dilema que habrán de resolver los tres magistrados de la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que ayer celebró la vista de la solicitud de extradición a Estados Unidos de Arthur Budowsky, un norteamericano de origen ucraniano y nacionalizado costarricense, fundador y máximo responsable de Liberty Reserve, al que las autoridades de Washington acusan de blanquear más de 6.000 millones de dólares de procedencia criminal, a través de su ciberbanco y los bitcoins, la moneda virtual que cada día compite más con las divisas tradicionales.

Budosvsky, detenido el pasado 28 de mayo en Barajas, en tránsito hacia Holanda, a petición de las autoridades norteamericanas, amparadas en la ley Patriot sin que estas hubiesen cursado una orden de detención internacional a través de Interpol, según su defensa, se ha negado a ser extraditado y ha atribuido el proceso abierto contra él a una «caza de brujas» para «destruir la competencia» de este tipo de servicios web.

Para el Departamento de Justicia de Estados Unidos se trata del caso de lavado de dinero más grande del mundo.

Movimientos sospechosos

Budowsky dijo ayer en al vista oral para su extradición que «nunca tuve conocimiento de que alguno de los clientes de la empresa fuera un delincuente».

En contra de lo que sostiene la fiscalía de Nueva York, aseguró que su ciberbanco denunciaba los movimientos sospechosos de dinero a las autoridades de los países que se podían ver afectados por ellos, entre ellos Reino Unido, Bulgaria e, incluso, los propios Estados Unidos.

Según su defensa, que aportó a la causa 500 documentos como prueba de descargo, las autoridades norteamericanas no han aportado datos de clientes concretos que pudieron haber blanqueado dinero a través de Liberty Reserve, alegando que no habían poder tener acceso a esos datos.

Conspiración para el blanqueo

La Fiscalía de la Audiencia Nacional se mostró a favor de que Budovsky sean extraditado a Estados Unidos como supuesto autor de un delito de conspiración para el blanqueo de dinero, el único de los tres de los que le acusan las autoridades de Washington que se encuentra recogido en la legislación española.

Budovsky explicó que sus problemas con las autoridades de EE. UU. comenzaron en el 2011, año en el que renunció a su nacionalidad norteamericana para adquirir, por matrimonio, la costarricense y después de haberse negado a facilitar al FBI el código fuente del programa informático de su plataforma de transferencias. «Es como si alguien le pidiese a Coca-Cola la fórmula secreta», dijo.

El abogado que se encarga de su defensa comparó este caso con el del fundador de Wikileaks, Julian Assange y el del ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El futuro del llamado ciberbanquero del crimen, en manos de la Audiencia Nacional