La mujer suiza buscada por llevarse a su hijo mata al bebé en Torrevieja

Efe

ESPAÑA

Katharina Katit-Stäheli, de 40 años, degolló al bebé de 10 meses y luego intentó suicidarse mientras era custodiada por la Guardia Civil

23 ene 2014 . Actualizado a las 19:45 h.

La mujer suiza, Katharina Katit-Stäheli, que estaba siendo buscada internacionalmente por haberse llevado a su hijo de diez meses ilegalmente, degolló al bebé, después de pedir permiso a los agentes que la custodiaban para bañarlo, con un cuchillo que escondía en una bolso con otros objetos del pequeño, han señalado dos fuentes próximas a la investigación.

Los hechos ocurrieron la pasada noche en el hospital comarcal de Torrevieja (Alicante), cuando dos agentes de la Guardia Civil que vigilaban a la mujer hacían guardia junto a la puerta de la habitación. Las citadas fuentes han indicado que después de localizar a la mujer, la Guardia Civil solicitó al hospital una revisión sanitaria del bebé antes de dirigir a la madre e hijo a Madrid para su posible repatriación a Suiza.

De esta manera, y como ocurre habitualmente en este tipo de casos, se procedió al ingreso en una habitación del niño junto a la madre, siempre bajo custodia policial, para proceder a la revisión y a las posibles pruebas médicas que pudieran ser requeridas. De hecho, llegaron a entrar el médico y una enfermera para iniciar las revisiones sanitarias. En un momento dado la madre pidió poder bañar al niño.

Los agentes custodiaban la puerta por el exterior

Mientras que lo desvestía y los agentes custodiaban la puerta por el exterior, sacó un cuchillo que llevaba en una bolsa y lo degolló antes de intentar repetir esa acción consigo misma. La mujer fue intervenida quirúrgicamente de urgencia y sigue ingresada en el hospital.

Las mismas fuentes han señalado que los agentes siguieron el protocolo establecido para este tipo de casos, ya que de la orden de búsqueda no se podía intuir que la mujer pudiera tener alteradas sus facultades mentales. Han precisado que cuando dos agentes detienen a una mujer, como ocurrió ayer en Torrevieja, se procede a su cacheo, pero de una forma más superficial que si lo hace una agente. Asimismo, el registro de las pertenencias es más exhaustivo si se sospecha que el detenido lleva armas, drogas o es especialmente peligroso, lo que no ocurría en este caso, ya que en la orden internacional de búsqueda no se especificaba. Fuentes del hospital de Torrevieja han declinado dar detalles del crimen debido al secreto sumarial dictado por el Juzgado de Instrucción número 5 de la ciudad.

Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha indicado que el levantamiento del cadáver se produjo sobre las 02.00 horas y que se están investigando las causas, al tiempo que se ha comunicado lo ocurrido al Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, en funciones de guardia. Los investigadores no han encontrado evidencias, por el momento, de que la mujer tuviese familiares ni vivienda en Torrevieja y ahora tratan de determinar si tenía amigos o allegados allí y desde cuándo estaba en la localidad, aunque parece que se dirigió a la misma cuando abandonó Suiza.