Rajoy alimenta las dudas sobre la imparcialidad con la infanta Cristina

Las palabras del presidente en la entrevista de ayer desatan críticas y obliga al PP a salir al paso

Así defendió Rajoy la inocencia de la infanta El presidente del Gobierno se mostró convencido de que «le irá bien»

«Estoy convencido de la inocencia de la infanta», dijo Mariano Rajoy. «Las cosas le irán bien». Su defensa de Cristina de Borbón, imputada por la Justicia, desató polémica en España y reforzó en su convicción a quienes hablan de un trato de favor a la hija del rey Juan Carlos.

Hasta ahora había sorteado el asunto con el formalismo del respeto a la actuación de la Justicia cada vez que se le preguntaba por la infanta. Pero en la entrevista en televisión del lunes por la noche, Rajoy se pronunció por primera vez sobre el tema. Y rompió una lanza a favor de la infanta Cristina, cuando faltan menos de 20 días para que sea interrogada como imputada por presuntos delitos fiscales y de blanqueo de dinero.

«Rajoy debería decir que respetará la Justicia y no que le va a ir bien. ¿Cómo no le va a ir bien con los defensores que tiene?», se quejó el diputado de Izquierda Unida (IU) José Luis Centella. La infanta se convertirá el 8 de febrero en la primera familiar directa del rey en declarar ante la Justicia como imputada.

Las palabras de Rajoy reforzaron la sensación que tienen quienes creen que existe injerencia del Ejecutivo en el sistema judicial. La primera imputación de la infanta, cuando en abril del 2013 el juez José Castro la consideró posible cómplice de Urdangarin, fue anulada por una instancia judicial superior. Y ahora, con la segunda, el fiscal arremetió de forma inusitada contra el magistrado, acusándolo de urdir una «teoría conspiratoria» para imputarla. Todo ello después de un lío con unas facturas falsas que presentó la infanta Cristina y que la Agencia Tributaria dio por válidas.

Hace poco, además el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, expresaba su deseo de que el 8 de febrero se le ahorre a la infanta el paseíllo público de entrada a pie al juzgado de Palma de Mallorca, el mismo que ha tenido que recorrer el resto de los imputados, incluido su marido. Unas palabras interpretadas como un intento de protección a la infanta.

La izquierda parlamentaria ha expresado en varias ocasiones su convicción de que la fiscalía y el gobierno intentan, cuanto menos, proteger a la hija del rey. Una protección dirigida a una monarquía en caída libre en las encuestas cuando el país atraviesa un momento muy delicado por la tensión independentista en Cataluña y por las consecuencias sociales de la crisis económica.

La forma en la que Rajoy puso el lunes por la noche «una mano en el fuego» por la infanta no hace sino alimentar esa convicción. Rajoy es «la mano que mueve al fiscal», dijo el diputado de IU José Luis Centella. «Lo que sí parece claro es que la fiscalía no es tan independiente como parece», señaló el portavoz parlamentario del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Aitor Esteban, sugiriendo que el Ejecutivo instruye a la fiscalía a favor de la infanta.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) registró en el Congreso de los Diputados una petición para que Rajoy explique qué informaciones tiene para expresar la «certeza» de que a la infanta le irá bien con la Justicia.

La polémica fue tal que el propio Partido Popular (PP) salió a arropar a Rajoy. «No hay absolutamente ninguna injerencia» por parte del gobierno, aseguró el portavoz parlamentario de la formación, Alfonso Alonso. Más lírico fue el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada. Rajoy «hizo una manifestación creo que salida del corazón y puramente personal», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Rajoy alimenta las dudas sobre la imparcialidad con la infanta Cristina