La rebelión contra Navarro se extiende en el PSC tras el voto de los tres díscolos

Un centenar de dirigentes y cargos firman un manifiesto para apoyarlos


Redacción / La Voz

El cisma en el PSC se consumó. La división interna que padece desde que Artur Mas lanzó su desafío soberanista se materializó ayer en el Parlamento catalán. Tres diputados desobedecieron la orden de la dirección encabezada por Pere Navarro y votaron sí a la propuesta de pedir al Congreso el traspaso de la competencia para poder convocar un referéndum de autodeterminación de Cataluña. Marina Geli, Núria Ventura y Joan Ignasi Elena se unieron al bloque soberanista evidenciando la falta de autoridad del primer secretario socialista.

Se niegan a renunciar

Las consecuencias aún están por ver. Tras la votación, el PSC les pidió que entregaran sus actas de diputado, como había hecho el día anterior el alcalde de Lérida, Àngel Ros, quien renunció a su escaño precisamente para no verse obligado a romper la disciplina de voto. «Han actuado de forma lamentable», afirmó el portavoz socialista Maurici Lucena. Los parlamentarios rebeldes se negaron a hacerlo, como les había exigido el propio Navarro. «No rompemos la unidad del PSC, defendemos su pluralismo», dijo Geli en una conferencia de prensa junto con Elena y Ventura. La dirección estudia medidas para castigarlos, entre las que figura su expulsión.

La crisis no tiene precedentes en los 35 años de historia del PSC. Hace un año, cinco diputados también desoyeron las directrices de la dirección sobre la declaración soberanista, pero se ausentaron de la Cámara y no votaron. Además, en aquella ocasión desobedecieron al grupo parlamentario. Ahora lo han hecho a un acuerdo del consejo nacional del PSC, el máximo órgano del partido entre congresos.

Liderazgo en cuestión

Pero la rebelión no se quedó ahí. Se extendió y cobró fuerza. Un centenar de dirigentes y cargos locales del PSC firmaron un manifiesto de apoyo a los diputados díscolos, en el que señalan que la oposición a la consulta es «inaceptable y antidemocrática». Entre las 122 firmas hay políticos destacados como los exconsejeros Montserrat Tura, Joaquim Nadal y Antoni Castells; el ex líder del partido Raimon Obiols; y el exministro Joan Majó. Además, la diputada Rocío Martínez-Sampere y Laia Bonet abandonarán la ejecutiva.

Navarro, que defiende el derecho a decidir pero a través de una consulta pactada con el Gobierno, atraviesa un momento crítico. Su apuesta junto a Rubalcaba por una reforma constitucional federal que mejore el encaje de Cataluña en España le está costando cara. El PSC parece abocado a la ruptura y la escisión de una facción soberanista de izquierdas toma cuerpo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La rebelión contra Navarro se extiende en el PSC tras el voto de los tres díscolos